Inicio > DUDAS > Baraka (5)

Baraka (5)

Día 6 Decidimos alquilar un coche para ir hacia el Sur. Abandonamos nuestras bicletas en el hotel de Al-Jadida y ponemos rumbo a Marrakech.

Hay ciudades de nombre evocador, referencias perdidas en el mapa hasta que un adolescente tumbado en la cama sobre el atlas las encuentra por azar. Samarkanda. Dar-es-salaam. Kabul. Bagdad. Urbes de nombre tan literario que tras descubrirlo sólo queda soñar con viajar a ellas. Estambul. Alejandría. Shangai. Kandahar.

Si siempre quise ir a Marrakech, no cabe duda que fue por afinidad sonora. Ma-rra-kech. La sola presencia, la identidad de la ciudad roja, justificaba el viaje. Y llenaba de ilusiones los preparativos.

Habría sido bello, tan bello, llegar a Marrakech con las bicis, cumplir un sueño adolescente autopropulsado sobre unos hierros, cruzar las leves elevaciones desertizadas que rodean la ciudad. Habría sido tan bello siquiera avistar el Atlas mientras se pedalea, lanzando la imaginación hacia las nieves. Pero no fue así.

marrakech1.jpg

Cuando llegamos ya era de noche. La medina estaba tomada por los turistas, mayoría de españoles en sus vacaciones de semana santa. Había un ajetreo incómodo, un tráfico vertiginoso, una ansiedad latente en los andares de los mochileros que buscaban hotel. La pobre Marrakech estaba infectada del virus del turismo. Prostituida por los rostros pálidos. En la plaza de Jamaa el Fna los restaurantes servían steak aux frites y los jóvenes españoles se veían asaltados una y otra vez por los vendedores de hachís. Bueno, calidad, barato, me decían. En la plaza de Jamaa el Fna, cuatro niños desarrapados tropezaban una y otra vez mientras bailaban abstraídos en su música, la música inexistente susurrada por el pegamento que aspiraban.

marrakech3.jpg

 

Nos costó trabajo quedarnos solos. Callejeando por la medina lo conseguimos, ayudados por el avance de la noche, que eficazmente urgía a los turistas a replegarse. 

 

 

 

marrakech4.jpg

 

Seguro que hay otra Marrakech, quizá una ciudad tranquila y carismática, quizá cuajada de acuosos jardines y bellos palacios. Es lo que pensé a la mañana siguiente, cuando salí de la casa dónde dormimos, mientras hacía la foto de la calle soleada y sola. 

Tomamos un té y nos fuimos. Nos fuimos al Atlas, a comprobar que efectivamente habría sido bello, tan bello, llegar allí con nuestras piernas y nuestros hierros.

Anuncios
Categorías:DUDAS Etiquetas: ,
  1. child in time
    abril 28, 2007 en 10:05 pm

    He aquí un claro ejemplo de lo que anteriormente venía hablando. Un viaje a Marrakech es un viaje a la infancia. Uno se reencuentra con los recuerdos que nuestra inocente fantasía fue creando al paso por sus primeros libros o sus primeras películas. Así, de primeras, me viene a la memoria “El ladrón de Bagdad” o los cuentos de “Las mil y una noches”. Entonces mi cuerpo, todavía fuertemente sujeto al pupitre de la escuela, únicamente dejaba escapar la imaginación con todas sus consecuencias. ¡Salgado!, está usted siempre en la luna. Exclamaba el maestro cansado de mi evidente indiferencia ante los diagramas de Ben y cartesianos. Sólo que, por esta vez, el profesor erraba de lugar. La luna la tenía harto explorada y mis deseos de aventura llegaban ahora de atravesar dunas y tierras áridas al encuentro de una ciudad… Y de no haberme despertado el profesor, me hubiera perdido por sus plazas y callejuelas creyéndome rey minotauro de ese hermoso laberinto.
    A estas alturas de la película de la vida, cuando ya uno se ve profundamente inmerso en la realidad cotidiana, comprende que el tiempo es un arma de doble filo. Por un lado las cosas ya no son como eran, al igual que uno tampoco es el que era, sino más bien un número más al que sumar dentro de ese diagrama de turistas. Por otro lado, y he aquí que al narrador de Baraka le queda la DUDA, si el correr del tiempo les hubiera acompañado más en esta travesía por el país de los bereberes quizás hubieran de conocer otra ciudad menos actual, más auténtica, más pura. De igual manera ocurre con uno mismo. Dejemos, pues, de correr al ritmo de la vida actual y concedámonos ese tiempo necesario para volver a ser más auténticos, más puros, quién sabe si más felices.
    Gracias por compartir el viaje con nosotros, chicos. Vuestra experiencia es toda una clase magistral de vida.

  2. Grouchoo
    abril 30, 2007 en 6:49 pm

    Muy bueno Daniel tus relatos, deseo leer pronto de un golpe los siguientes. El nombre Baraka es realmente acertado y pragmático, recomiendo a todos los que leen Dudas ver el documental Baraka. Según parece está todo descubierto, pero quizá haya lugares desconocidos en los cuales el hombre no haya puesto su mostruosa mano. Sería bonito nunca descubrirlos para que así fuesen algo realmente puros. Si te das cuenta el hombre siempre hace las cosas pensando que es por algo y venerando a alguien con esta filosofía hemos llegado a lo que somos ahora todo y nada, débiles y cobardes, pequeños y monstruosos. Sangriento Amazonas, áridos bosques de Portugal, etc.
    Todo es una especie de mentira en la cual todos participamos inconscientemente.El consumo del mundo se tendrá que desecelerar, ¿quién pondrá el dedo sobre la llaga?

  3. child in time
    abril 30, 2007 en 7:32 pm

    Lo jodido, amigo Grouchoo, es quién pondrá luego la venda en la llaga.

  4. Grouchoo
    mayo 1, 2007 en 10:05 pm

    Querido Child in time no escribo en el DUDAS abiertamente porque no considero que lo que digo tenga relevancia ninguna, yo poeta inconsciente me confieso en mis pensamientos. Respecto a mi pregunta y la tuya que has creado no tengo respuesta exacta. Quizá algún mister druida la tenga, pero lo que sí digo a palabra abierta es que afotunademente nos ha tocado vivir en la era de libertad, democracia y progreso. Antiguamente por gritar liberad, por eScribir lo que escribimos, por vencer nuestros miedos, por impulsar la poesía, ciencia, razón nos mataban como perros, nos quemaban como pollos. Pienso que en un futuro no muy lejano nos tocará vivir una era difícil (toda lo que sube baja, todo lo que se venera se deja de respetar). Hay mucho amargado que le da miedo recibir culturas nuevas, corrientes de pensamientos diferentes a la suya, competitividad plural abierta al mundo entero. Hoy día pensar en forma singular es pensar mal, el que no piensa en una venda universal no piensa en nada. Con esto me refiero que el futuro está en unir todos las religiones, todos los lenguajes, todos los pueblos, todos con la mision de ayudarnos… pero desgraciadamente el druida ese quiere ganar poder y la venda esa la queman cada día miles de inversores, radicales, políticos, vagos, miedosos, vividores y fuerzas ocultas.
    Por eso, las preguntas quedan en el aire, susurran en el viento, …

  5. child in time
    mayo 2, 2007 en 12:50 am

    THE ANSWER IS BLOWING IN THE WIND

  6. Grouchoo
    mayo 13, 2007 en 11:03 pm

    Tengo ganas de seguir leyendo este viaje africano. Me queda el sabor salado de encender intirnet y encontrarme con el tedio del vacío, ¿qué ha pasado querido Herodoto?…
    Espero fuego con tambores de guerra.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: