Inicio > DUDAS > Baraka (6)

Baraka (6)

Día 4 Salimos de Casablanca por la carretera de la costa, con dirección a Al-Jadida. El tráfico es tan molesto y peligroso que nos obliga a buscar caminos, pero están embarrados y serpentean demasiado.

El domingo no fue un buen día. Se me vienen a la cabeza caminos llenos de barro, extravíos contínuos, el sonido repetitivo del claxón de todos los coches que nos adelantaban, la presencia de un cielo gris que a ratos descargaba cuatro gotas que terminaban de estropear el panorama. Era Domingo de Ramos, el primer Domingo de Ramos que fallo en la procesión de un pueblo de Salamanca desde que mi abuelo donó la talla de madera que la protagoniza. Yo daba pedales pensando en esto por no pensar en la realidad gris de aquel día y de aquellos grises caminos entre Casablanca y Al-Jadida. 

baraka60.jpg

 

 De repente encontramos una carretera secundaria y vacía, bien asfaltada y embellecida por el sol, que al final se había dignado a pintar el atardecer. No teníamos muy claro si la carretera nos llevaba a un destino conveniente pero ¡qué mas nos daba! ¡una carretera sin coches, por fin!

baraka62.jpg

 

Era uno de esos paraísos relativos… hasta que Ángel se cayó al intentar guardar la cámara de fotos en el maillot de Félix. Al principio pensamos que era un simple rasguño y contínuamos sin más. Ya estábamos pensando en acampar, porque anochecía, cuando divisamos una ciudad que parecía bastante grande.

Cuando entramos en Lbir-Jdid me asaltó la sensación de estar en territorio comanche. No sé si fue por los deprimentes bloques de pisos a la orilla de calles sin asfaltar, salpicadas de socavones y barro, o por las miradas de los habitantes que, como en tantos otros sitios de Marruecos, se encontraban en las calles sin ocupación alguna. Todo en Lbir-Jdid parecía marginal y gris, como caía en justicia aquel domingo. Creo que nos llegamos a preguntar si no sería mejor dormir en el campo.

baraka61.jpg

Pero seguimos internándonos en la ciudad y llegamos a las calles comerciales. Se trataba de una ciudad crecida a lo largo de la carretera de Al-Jadida, y en las proximidades de la vía gran cantidad de tiendas y casas de comidas y una multitud felizmente dominguera nos rodeaban. Ningún turista estaría en Lbir-Jdid más tiempo del que necesitara para mear. Por nuestra parte, con el olor de las cocinas y la completa caída de la noche, no cabía duda: nos quedábamos a dormir.

Debíamos de tener una pinta inequívoca de perdidos por completo. Se nos acercó una mujer con un niño y comenzó a hablarnos. Nuestra sucia mentalidad de occidentales nos hizo pensar que pedía limosna. No. Había venido a ayudarnos porque sí, porque sabía algo de inglés y porque eso es Marruecos y la gente es mil veces más hospitalaria y amable con el extranjero que en nuestras podridas culturas. Uhm… ¿Hotel? No. ¿Beds? No. Where can we sleep? Uhm… ¿here? Y señalaba el soportal de una farmacia cerrada. Debímos de poner una cara chunga, porque se puso a pensar y nos propuso otra idea: Vamos a la policía.

Entre otros comentarios más o menos míticos que he escuchado en España se dice que la policía marroquí es interesada y corrupta y que para obtener su ayuda hay que soltar dirhams. Por mi parte sólo puedo decir que el trato que nos dispensó la Gendarmerie Royale fue exquisito y mucho más allá de sus obligaciones. Cuando comenzámos a hablar con el policía que parecía llevar la voz cantante, la mujer que nos había ayudado se despidió, no sin antes insistir en grabar su número de teléfono en uno de nuestros móviles por si teníamos algún problema y necesitábamos su ayuda (!!!). Al final decidimos acampar en un edificio oficial que había al lado de la comisaría, protegidos por un vallado y por la presencia inminente de los polis, que además nos ofrecieron guardar las bicis en los calabozos. (eran como los calabozos de los comics o las pelis del oeste!).  Nos fuimos a cenar a un bar cercano, un curioso establecimiento en el que el camarero sacaba constantemente de su riñonera bolas de hachís que vendía a su jóven clientela sin mucho secretismo. Era un sitio peculiar: cuando pedimos comida nos dijeron que no había problema, que nos fueramos sentando… y mandaron a un chaval a por comida a otro bar. Al poco llegó una pareja de nuestros anfitriones policías y le hablaron al dueño señalándonos. Algo tendría este gesto que ver con que nos cobraran la cantidad más barata que pagamos en Marruecos por comer los cuatro: 50 dirhams todo, incluyendó unos tés de parte de la casa (algo menos de 5 euros).

Me desperté a las cinco de la mañana con un frío del carajo, que se colaba por la “puerta” de la tienda de campaña. Pero no me había desvelado el frío, sino el cántico de tono amenazante del almuecín, la primera llamada del día a la oración, tan temprana que sólo acuden los musulmanes más integristas. Qué quieren que les diga, son muchos telediarios y mucho 11-S y mucho 11-M: cuando te despiertas en Lbir-Jdid, a las cinco de la madrugada, entre las voces amplificadas por la megafonía en un idioma que no entiendes y estás durmiendo en la puta calle y ayer fue el peor día del viaje… Bufff. Sólo queda intentar volver a dormir.

Lo conseguí. A las siete no fue ni el cántico ni el frío. Era la lluvia, que repiquetaba en el techo de la tienda de campaña. Joder. Lo que faltaba. Unos minutos después Ángel nos daba otra mala noticia: la herida le dolía bastante, el día anterior había estado demasiado rato sangrando y no la limpiamos a tiempo. No era un simple rasguño sino un pequeño agujero. No podía pedalear. No íbamos a llegar con las bicis a Marrakech, ni al Atlas, ni siquiera a Al-Jadida. Sellamos la herida con unos puntos comprados en la farmacia y buscamos un camión para poder cargar las bicis y llegar a Al-Jadida, dónde habría hoteles y podríamos pasar los días que nos quedaban hasta pillar el vuelo de vuelta. Lo de buscar el camión nos llevó unos diez minutos, siendo generosos. Y allí empezaba otra aventura. Para lo bueno y para lo malo, aquello era Marruecos.    

Anuncios
Categorías:DUDAS Etiquetas: ,
  1. Connombredeguerra
    mayo 14, 2007 en 8:22 pm

    Me da ilusion leer esta historia reciente, porque quizá que nos demos cuenta de que los prejuicios son muchas veces contra nosotros y esto no es mas que ignorancia generalizada de paletos. Lo muestras cuando dices de la policia corrupta y miserable (OJO OBVIAMENTE LA HABRA COMO TODO), la mujer pidiendo limosna y el del bar que cobra más.
    A mi me paso con lo de las mujeres portuguesas con vigote, descubrí que eso es falso.

  2. child in time
    mayo 14, 2007 en 10:10 pm

    La lección es básica esta vez. Después de lo que señala Connombredeguerra no hay mucho que decir. Yo lo resumiría todo en esa gran frase “Nuestra sucia mentalidad de occidentales”… Por otro lado es muy interesante cómo el viaje se ha recrudecido y a pesar de las adversidades del camino hay ciertos elementos que recompensan el esfuerzo de continuar. Lo que daría mucha gente por guardar en la memoria despertarse a las 5 de la madrugada muerto de frío con los cánticos del almuecín.

  3. mayo 14, 2007 en 10:55 pm

    Es posible que el trato que recibimos fuera también motivado por nuestra condición de ciclistas. Quizá al ver que viajar por el pais nos supone un esfuerzo, o que vamos salpicados de barro y sucios y arrastrando bastante peso se compadezcan y en vez de ver a prepotentes turistas vean a viajeros en el sentido más antiguo y puro de la palabra.
    No obstante, cuando dejamos las bicis y nos conevertimos en turistas sin más, el trato siguió siendo extraordinario. Durante toda la estancia en Marruecos recibíamos más de lo que esperábamos por menos de lo que cabía imaginar.
    Child: el despertar fue un momento jodido de verdad. Te aseguro que se me pasó de todo por la cabeza y eso que realmente no tenía ningún problema grave ni mucho menos. Pero me pregunté que coño hacía allí, incluso si no sería que me había sobrevalorado como aventurero y que realmente esto no era lo mío, lo que me podía hacer feliz. Pensamientos extraños en la delgada frontera que separa el sueño de la consciencia. Aun así tienes razón que sólo el hecho de guardarlo al buen recaudo de la memoria ya paga ese mal momento.
    Y gracias a los que comentáis, da moral para seguir dándole a la tecla.

  4. child in time
    mayo 15, 2007 en 12:31 am

    Recuerdo una vez la reflexión de una mujer escaladora en un documental del National Geografic. Ella era una versada aventurera y se hacía las mismas preguntas que tú en mitad de una pared de roca en algún lugar a tomar por el culo ¿Por qué coño se encontraba en aquella situación? ¿Y para qué? Sentía el miedo y el dolor en su cuerpo. Luego, al alcanzar la cima, la sensación era tan placentera que daba por sentado que todo ese sufrir había valido la pena. Entonces llegaba a una conclusión que a mí me parece muy acertada, porque los hay que no alcanzan la cima y mueren en el intento. Dijo no estar segura de que el hombre tienda a la felicidad, lo único que ella hacía era vivir. Vuestra odisea es un ejemplo de libertad, de romper con una manera establecida de pasarlo bien, ya sabes: parques temáticos, Benidorm, hotel cino estrellas… Cuando uno apuesta por sus propias maneras deja de vivir la vida que otros imponen y uno por fin se percibe a sí mismo. Ese es el gran placer de la aventura. Aunque no se consiga llegar hasta el final. Pero si además se logra alcanzar esa meta en el primer viaje, ya uno se vuelve un culo de mal asiento.

  5. child in time
    mayo 16, 2007 en 3:19 am

    Amigo Grouchoo, sé que para nada te enfadarías con mis comentarios y al igual que tú yo también creo que lo bueno de coincidir en DUDAS es por el placer de cambiar pareceres y el de hacer amigos. Por otro lado agradezco que se alterne el viaje a Marruecos con tus fotografías. Uno pasa de largo ante muchas expresiones artísticas por propia ignorancia y no por falta de sensibilidad. El camino que se realiza en solitario no da para mucho y se necesita de los demás para despertar ciertas motivaciones y apetencias. En definitiva más modos de diversión. Desde que mantengo comunicacción vía email con Kiyoshi voy aprendiendo mucho sobre este arte tan actual que ambos compartís. No sólo eso sino que a la vez se descubren pueblos y rincones que espero algún día poder visitarlos. Hacéis que a uno le crezcan las ganas por vivir. Qué pena no durar 200 años por lo menos. Entre otras cosas tendríamos más tiempo para follar.
    Volviendo a un comentario tuyo anterior: “Con esto me refiero que el futuro está en unir todos las religiones, todos los lenguajes, todos los pueblos, todos con la mision de ayudarnos”. Decirte que no tengo esa misma percepción del futuro. Para empezar soy bastante más pesimista. Creo que el ser humano no tiene remedio. Ahora bien, de existir una solución no creo que la cosa radicase en unificar religiones, ni lenguajes. Lo de los pueblos es posible.
    Creo que en un mundo tan heterogéneo esa fusión en el lenguaje y en la religón es difícil de conseguir ¿Por dónde empezar? ¿por eliminar?, ¿por imponer?, ¿por forzar a olvidar? Otra cosa sería que de manera innata esto ocurriera. Si así lo pidiera la naturaleza o la evolución histórica o la vida, perfecto. Pero provocar esa unión me parece muy peligroso. Creo que de crear algo en común sería una ética para todos. Que todas las religiones y doctrinas se pusieran de acuerdo con unos principios básicos independientemente de sus ritos y creencias. De ahí la creación de los derechos humanos. En el caso del lenguaje tampoco creo que el futuro esté en la imposición de uno sobre los demás. Por qué no varios idiomas en común. Sin discriminar idiomas minoritarios, dialectos y jergas. Lo bueno para la mente humana es el manejo de varios lenguajes. Y más en un mundo tan variado como el nuestro. En cuanto a los pueblos sí estoy de acuerdo contigo. Las razas acabarán mezclándose cada vez más. Creo que esto es imprable. No es necesario ni tan siquiera nuestra intervención. Y si en algo deberíamos meter mano en cuanto a lo de los pueblos es en las fronteras geoggráficas. Me parecen algo demasiado artificial. Los países no tiene sentido. Te diré que cuando yo salí de Galicia con 16 años, tengo ahora 36, era un profundo nacionalista callego. Viví en Madrid, en Alicante, en Alemría, en Canarias y en Londres. Espero seguir cambiando de lugar. Mis mejores amigos y mis mayores aventuras están en gran parte fuera de Galicia ¿Por qué desear lo mejor para los gallegos y no para aquellos que también aprecio o que apreciaré en un futuro? Mi padre nació en Cuba y mis primos en Venezuela, tengo además antepasados franceses ¿Por qué voy a impedir a nadie que se busque la vida en este país? ¿Qué es un país cuando mis raíces se hunden y pierden en distintas orillas del planeta? Ahora mismo me considero ciudadano del mundo, eso es lo más parecido a sentirme gallego como antes me sentía. Supongo que estarás conmigo en esto que acabo de decir. Ahora bien, todo aquel que utiliza el idioma o la raza o la religión u otros elementos diferenciativos para justificar su violencia se está mintiendo a sí mismo. Y no son estos elementos los que provocan los problemas, sino la necedad del ser humano, el excusarse con cosas que nada tienen que ver con la violencia. Un abrazo, tron.

  6. David
    mayo 16, 2007 en 2:24 pm

    Bueno, creo que estoy en la obligación de matizar. La famosa mujer que acabó ayudandonos, despues de entender que buscábamos un sitio donde dormir, empezó pidiendonos dinero, lo que sucedió es que topo en ese momento con Félix que no se entero y con un servidor que no hizo por entender. Bien es cierto que después de ver que no eramos turistas sino viajeros, la mujer se porto de maravilla. Pero empezó pidiendo dinero para sus hijos. Con respecto al trato fue cojonudo, de hecho personas que en España, nada más verlas sabes que te pueden dejar en ropa interior, si es que esta no es de marca, alli se portaban de puta madre. Mientras esperaba el regreso de unos comandos, solo custodiando 2 bicis, un tio-yonki, con una mano vendada, con un porro que le quemaba las manos, me dijo :¿hachis??? , despues de señalarle las bicis y decirle que no, contesto : Aaaaa Sportive, sportive, Welcome to morocco¡¡¡ me tendio su mano ,que aprete ; en ese momento llego un chabalin a pedirme algo, pero rapidamente mi “colega” se lo llevo , entiendo diciendole, deja al sportive,mientras le daba un golpe en el pecho.

  7. Grouchoo
    mayo 17, 2007 en 11:41 am

    Hola Child in time, joder no me esperaba una contestación tan minuciosa y detallada, EJEJJEJEJE.
    He intentando analizar tu comentario, y por lo que noto no creo que a ti te falte sensibilidad artística para la literatura y la fotografía.
    Respecto a lo que dices que “se necesita de los demás para despertar ciertas motivaciones y apetencias” es cierto, mirá yo estudio economía y hay una teoría llamada el Diamante de Porter que viene a decir a groso modo que una empresa puede llegar hasta dónde le deja su país en desarrollarse (habla de más entornos obviamente pero enfatiza en éste). Está a la hora de internacionalizarse necesita de factores externos positivos que le ayuden a crecer. A decir verdad, todo en la vida se une más de lo que pensamos, se mezcla y se desarrolla creando todo lo que conocemos nada es puro, nada es mejor que nada sino diferente.
    Hasta hace muy poco tiempo todo lo bueno que tenía la CULTURA parecía que se beneficiaban sólo los ricos y de todo lo malo sólo los pobres; ese discurso por suerte parece haber cambiado en la europa de la LIBERTAD ECONÓMICA, mi padre es transportista y todos mis hermanos tienen carrera. Aunque a veces me contradigo y me da por pensar lo contrario CADA VEZ MÁS LAS UNIVERSIDADES SE ESTAN LLENAS DE MUJERES Y DE GENTE CON BUEN BIENESTAR ECONÓMICO Y EL ENCHUFE ES MÁS COMÚN DE LO QUE PENSABA. En definitiva, que lo que diferencia a las personas al final ES SU CULTURA, CONOCIMIENTO Y SENSIBILIDAD, más que su cartera y la familia que provengan. Quizás Child tampoco estés de acuerdo en mi reflexión, pero sino hubieses salido de Galicia seguirias siendo Nacionalista y no ciudadano del mundo. Eso por suerte no pueden apreciar todos, con dinero o no, ricos o pobres.
    Un abrazo.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: