Inicio > Uncategorized > Por qué NO voto

Por qué NO voto

El próximo domingo se celebran elecciones municipales y autonómicas en la mayor parte de las regiones españolas. A estas alturas supongo que todos estamos ya con ganas de que pase dicho día, porque la campaña electoral viene aburriendo a las ovejas y perdiendo altura hasta llegar al navajeo a marchas forzadas.

Como resumen para los que no andáis por aquí os cuento: La corrupción ha saltado definitivamente a los medios. Lo que empezó como escándalo en Marbella se ha extendido por nuestra ancha geografía y salpica a todos aproximadamente por igual. Un día la SER destapa los chanchullos de un alcalducho pepero, al día siguiente EL MUNDO le saca las vergüenzas a un caciquillo socialista. Lo triste es que esto todos lo sabíamos hace tiempo: los ayuntamientos, los partidos y los cargos electos se financian irregularmente. Pero mientras los medios de comunicación muerden cuando encuentran hueso, los partidos mayoritarios pasan de puntillas intentando que la sangre no llegue al río: todos los bandos tienen mucho que esconder.

El otro asunto estrella (es un decir) de la campaña es la legalización de los pro-etarras, asunto turbio y con traza siniestra que ha machacado tenazmente nuestros indefensos receptores de información. Mis ojos y mis oídos, resignados hasta hace poco a recibir somnolientos la palabrería del telediario de las siete de la mañana, están ultimamente muy agradecidos pues he decidido cambiar de canal y ahora veo Bola de Dragón. No es que las andanzas de Goku me apasionen, pero ya estaba hasta los cojones de ANV, Acebes, De Juana y Pepiño.

Pero a lo que vamos: Puedo prometer y prometo que esta vez lo he intentado con ganas. Después de decidirme por la abstención en los últimos tres comicios a los que he sido convocado, esta vez me he preguntado largamente si no sería el momento de acudir al colegio de turno. He ojeado varios programas electorales, he seguido con atención el blog de Javier Rodriguez, las propuestas de Sabanés, incluso he valorado el respaldo a Bartolo por el mero hecho de que mi colega Jaroslaw Jerzy va en el puesto 16 de su lista. Pues nada. No me convencen. En ningún sitio encuentro el impulso higiénico, desacomplejado, volteriano y regeneracionista al que me gustaría votar. Sólo me quedaba el voto en blanco.

Había pensado en votar en blanco ya otras veces, pero no tenía muy claro para qué. Votar en blanco para mi significa algún tipo de compromiso o de afirmación del sistema, una aceptación de las reglas del juego. Vendría a ser una forma de decir: estoy dispuesto a participar, soy tan demócrata como vosotros, pero las opciones que me planteáis son tan malas que no voto a ninguna. Hasta ahí pues vale, podría animarme y votar en blanco. Además esa era la recomendación de voto del partido por el que simpatizo en los lugares en los que no se presenta (Alcalá de Henares y Comunidad de Madrid entre ellos). Pero finalmente he decido no votar. ¿Por qué? Pues para eso escribo este post, que me lío y al final no lo cuento…

En el Reino de España el sistema electoral se rige por la Ley D’Hont, un método cuya gran ventaja es su capacidad para formar gobiernos estables, en base sobretodo a la proporcionalidad del voto (y no tanto a la representatividad). Con este sistema se evita que los parlamentos, asambleas o plenos acaben convertidos en una jaula de grillos… a cambio de garantizar la estabilidad de los partidos mayoritarios. Aquí esta el truco de siempre. El sistema partitocrático se realimenta a todos los niveles y no deja que entre aire nuevo. O al menos le pone mil trampas.

Para que un partido entre a formar parte de mi ayuntamiento, por ejemplo, debe llegar al 3% de los votos. Si yo hubiera decidido votar en blanco, mi voto se sumaría al total, al primer divisor en la asignación del primer escaño en el reparto de la Ley D’Hont. Es decir, encarecería el número mínimo de votos que un partido pequeño necesita para entrar en el juego de las concejalías. Con mi voto en blanco estaría apoyando la supervivencia de un sistema que discuto en sus formas y que me plantea muchas dudas en sus fondos.

Así que una vez más, mi no-voto (largamente valorado y con grande pena decidido) se fundirá y se perderá en la marea de abstencionistas que directamente pasan del tema o tenían algo mejor que hacer el domingo electoral. Seguiré teniendo que escuchar y rebatir tonterías del tipo “el que no vota luego no tiene derecho a quejarse”.

No voto. Es una pena, después de tanto esfuerzo, lo sé. Pero sigue siendo, para mi, la única opción coherente.

Anuncios
Categorías:Uncategorized Etiquetas: , , , ,
  1. Daniel
    mayo 22, 2007 en 7:33 pm

    Como veía que os estabáis poniendo muy líricos últimamente… toma rollete!!! jejeje
    La escritura cumple con la función personal de aclararse a uno mismo, de “ordenar las ideas”… explicando porque hace uno las cosas.

  2. child in time
    mayo 22, 2007 en 8:36 pm

    Yo no voto porque no quiero que ningún mentiroso viva de mi sueldo a cuerpo de rey.
    Yo me quejo porque la capacidad de quejarse va implícita en el momento en el que te quitan un porcentaje de tu miserable nómina.
    Aunque no trabajara me quejaría igual, porque mi boca es mía y mis razones también.

  3. mayo 22, 2007 en 9:01 pm

    Deru kugi wa utareru.
    “El clavo que sobresalga sera martillado”.
    Si estuvieran en donde estoy en este instante, esta dimension seria tal vez totalmente ajena.
    En una oficina Japonesa, como lo sabreis, todo se espera que sea con armonia, con igualdad.
    Ahora estoy en una oficina en piso 54, donde todo Japones, desde el Presidente o Director todos tienen sus escritorios alineados, todos en filas iguales.
    La antiguedad en un empleo y la cierta superioridad, es notable solo porque es la ubicacion mas cercana a las ventanas en sus edificios.
    El Presidente teniendo la vista mas completa.
    Quien este mas cerca de una pared, es sennal de ser principiante, aprendiz.
    Para mi clase, me es proporcionado el salon de conferencias y todo empleado, sea el Presidente o aprendiz, tiene el mismo derecho a este y a sus privilegios.
    Gran variedad en Te japones, variedad en cafes y en aguas minerales.
    En todo lo demas, la armonia e igualdad es casi inquebrantable.
    No que todo sea aceptado, pero en Japones tambien tienen un proverbio con el cual aprenden a vivir desde ninnos y este es : Shoganai.
    En su Espannol, sera : ‘ni modo’.
    En Frances seria: C’est la vie.
    En mi Frances seria: C’est la fucking vie.
    Y ya lo habran leido. El clavo que sobresalga, sera amartillado.
    Este prov. viene de cuando amartillaban todos los clavos en un feretro de madera.
    Era sennal de armonia, igualdad. Tanto en vida como en la misma muerte.
    He terminado una clase con dos de ellos y ahora espero mi siguiente ‘pupilo’.
    Tsutomu. 29 annos, para cumplir con el suenno de sus padres, de su sociedad y la posibilidad de salir a laborar al extranjero, es conveniente, MUY conveniente el matrimoniarse y mejor aun, si ya tiene un hijo.
    Yukio Mishima lo profetizo y se esta cumpliendo.
    Japon esta cambiando segundo a segundo.
    Ya empiezan a llegar japoneses mas jovenes y vienen solteros y sin la menor intencion de matrimonio.
    Ser bilingue les da esta ventaja. Asi me lo platican ellos.
    En la oficina, nadie sabe, nadie tiene idea que Yo, (asi se llama otro de mis japoneses).
    Nadie sabe que Yo y yo, nos estamos enviando ‘emilios’. Ahora mismo.
    Y estamos comunicandonos con expresiones faciales. E-mails y a la vez viendonos las caras desde su escritorio y mi asiento en lo que es la Recepcion.
    Yo esta confundido.
    He entrado en DUDAS y he visto el comentario de Daniel, no se cual Daniel o cual Dani o el mismo Carrillo? No se. Pero parece hay varios Danieles en su entorno.
    Yo me pregunta que es un rollete.
    Un rollete de papel, de pergamino? De participar en algo?
    Y yo en un instante visualice el rollete que se usa en la cocina para extender la masa.
    Ambos estamos con DUDAS y ambos ahora mismo nos estamos contemplando con sonrisa y pregunta.
    Entraremos en este comentario y lo conversara Yo mas que yo.
    Pienso que el comentario es exactamente lo que dice.
    En mi ver, el comentario es acertado.
    La escritura es para la funcion, el proceso de aclararnos a nosotros mismos.
    Esta tambien fortalece necesidades que habitan en nuestro Ego.
    La escritura cuando se siente puede ser tan efectiva como un orgasmo.
    Los orgasmos frecuentes nos mantienen el colesterol bueno alto y el malo mas bajo.
    Y si el escribir y todo lo antes mencionado se compenetran, esto es el paraiso.
    Se logra encontrar el paraiso perdido.
    ;-D
    Por esto yo llamo ‘genitales’ a las teclas que acaricio, que aplasto conforme voy tocandolas en mi ordenador.
    La – f – y la – j – son las mas intensas a mi tacto.
    Mi ocupacion no es en la tecnologia, en la ingenieria, mi ocupacion es con los idiomas y estos ya para empezar son seductores, luego mecanografiarlos?!!??!!!
    Esto complementa con la sensualidad de las palabras.
    Cuando Carrillo dice que no tiene religion y no tiene dios, mas que responder a la pregunta del oficial, esta aclarandose-lo asi mismo.
    Cuando no vota y expresa que no vota, es para cumplir la funcion de aclararlo a si mismo.
    Se aclara los porques.
    Es mi pensar que nuestro externo es un reflejo exacto y claro de nuestro interno y la bondad de la escritura nos da el hacer balance.
    Bueno, ahora a clase y ya desmembraremos el ultimo en DUDAS.
    Termino de aclararme a mi mismo. ;=>
    o no?

  4. child in time
    mayo 22, 2007 en 9:31 pm

    Ahora entiendo por qué estoy cachondo yo todo el día (Chungo que diría el subnormal del Bisbal en México) y es porque no paro de darle a las teclas.

  5. mayo 22, 2007 en 9:53 pm

    Rollete significa en este caso “exceso de palabras”. Algo que es un rollete es una coferencia aburrida, o una lección demasiado larga o un libro sin gracia. Un rollete. Puede significar otras cosas, por ejemplo una aventura, un “affaire” tamién se llamaría coloquialmente un rollete.
    Y por favor, no me llamen Carrillo, últimamente me disgusta. Permitanme que, al menos en mi blog, sea pedrodaniel o Daniel. El único Daniel que ha comentado, de momento.

  6. Grouchoo
    mayo 24, 2007 en 12:05 pm

    Lo que más me ha gustado son los dibujitos y lo bien explicados ques están la ley de Hont.
    La verdad que muy interesante y didáctico.

  7. Conocida
    noviembre 9, 2010 en 12:51 pm

    ¿Has pensado que al no ir a votar te identificas más con la gente que no sabe, no entiende u odia la política?
    Si te gusta la política te pareces más a la gente que va a votar aunque no compartas sus motivos o ideología.
    Seguiré leyéndote. Noto mucha resignación y melancolía en tus escritos y me gustaría que algún día escribieras sobre algo alegre y gracioso que te haya ocurrido.

  8. noviembre 9, 2010 en 6:55 pm

    ¡Vaya! Y yo que tenía pensado escribir sobre el día que mordí el polvo en la ascensión de Somport…

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: