Inicio > Madrid > Madrid: Cuatro Torres

Madrid: Cuatro Torres

Podemos mirar la ciudad como acumulación de sedimentos. Cada época va dejando su poso: un estación de tren por aquí, una puerta de nosequé por allá. Palacetes, catedrales, callejuelas reviradas o avenidas de seis carriles, parques de calculado romanticismo, un caballo estorbando en el centro de una plaza mayor. Cada época con sus grandezas, ensanchando, elevando, rellenando la ciudad de materia y vacío.

Nuestro tiempo iba a ser el de los agujeros. Era esa manía de desmontar los escalextric de Paco y estirar la malla del metro, los túneles que te sumergen durante demasiados segundos y te sueltan al borde de la claustrofobia en otro sitio, en otro barrio, lejos y sorprendido una vez más, otra vez. En nuestro tiempo de agujeros brillaban mitos a medida: La Adelantada, La Chata, Paloma, Almudena y las demás, las tuneladoras más rápidas del condado. Fue Dulcinea la que se zampó 24 metros en un día, batiendo el récord del mundo de la especialidad.

Y en ese Madrid subterráneo y hueco, la obra cumbre que cerraba el ciclo: una autopista enterrada. La emetreinta iba a ser nuestro sedimento, la aportación más simbólica de nuestro paso, la carretera enterrada que serpentea por debajo de calles, parques, ríos y estadios. La emetreinta soterrada era el rizo rizado.

 Pero aparecieron las cuatro torres. Cuando estén acabadas serán cuatro de los ocho rascacielos más altos de Europa. Da vértigo pensarlo, aquí, en este país, en esta ciudad, da vértigo creérselo y saber que sí, que ya hemos llegado, que estamos ahí, que somos europeos y prepotentes; mileuristas, vale, hipotecados hasta las cejas, también, pero haciendo cuatro torres como cuatro soles, tú.

Ahora hay dos ejércitos de currelas en plena batalla. Son casi iguales, la misma mezcla de españoles, ecuatorianos, senegaleses, rumanos, ucranianos, peruanos y lo que falte, las mismas caras, los mismos cascos, pero unos se dedican a agujerear la ciudad y los otros a elevar el listón. Son dos proyectos megalómanos, simétricos, destinados a marcar el paso de nuestras vidas, el poso de nuestros tiempos. Pero las torres ya han ganado la batalla, eso se ve de un vistazo, desde cualquier sitio de una ciudad que está nueva y elevada, abrumada, orgullosa, expectante.

P.D. Mas dirán los cenizos que el dinero está en Turín, pagando el traspaso de Zidane, o en Barcelona si te digo Figo, o que se volaron a Milán los cuartos cuando nos mandaron a Ronaldo, a Manchester y vino Beckham. Ahí va el Madrid, sano de deudas, recalificados sus terrenos y convertidos en las cuatro torres de al lado de La Paz. Y seguirán los cenizos con lo de los ejércitos, qué pasará cuando se acaben las obras de la M-30, y las torres, qué van a hacer todos los colombianos, búlgaros, nigerianos etc etc, te crees que se van a volver cuando no tengan trabajo pero no, no, aquí se quedan, sin curro y sin oficio. Ya, pero mira las torres, qué altas.

Anuncios
Categorías:Madrid Etiquetas: , ,
  1. Grouchoo
    septiembre 25, 2007 en 6:22 pm

    Siempre soñé escribir de Madrid, hacer historias cruzadas de personajes únicos que tienen de fondo la ciudad de las torres, los reyes, funcionarios, los parques, los edificios imperiales, las niñas al sol, el ruido como un estornudo infinito.
    Siempre me atrapó los museos con sus artistas mundiales de corte real, sus dalis y picasos, sus barrios y casas que siguen intactos… quizá que cada día quiera más a esta locura de luces, será porque Madrid es el todo y la nada, como la delizadeza de unas manos acariciándote la espalda.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: