Inicio > DUDAS > Ferias

Ferias

Este verano trae muchachas morenas de tantos días y tantos soles en la piscina del pueblo. Mientras ellas juegan a pincharse con una aguja de césped, hay un ruido constante de chapuzones. Son los chavales, que ensayan mil acrobacias un día tras otro, – de cabeza, voltereta, bomba, clavo, de espaldas… – mil acrobacias destinadas a las muchachas morenas, que por supuesto no les hacen ni caso y siguen robando el sol y acariciando el césped.

Este verano trae los días eternos, las horas lentas, la vocación alegre de los que están a tiempo de todo y aun no están hechos del todo. A la noche van mensajes de ida y vuelta a través de las amigas, que le gustas que te gusta que me ha dicho que no te ajunta. Y van formándose parejas y decepciones, heridas en las rodillas y marcas de los tirantes.

Este verano llegarán las fiestas de paquito el chocolatero y rollete fácil. Algún flacucho desorientado le dará el primer trago de su vida al whisky cola, pondrá una mueca de asco y la quitará rápido, un segundo antes de que los otros se den cuenta. Justo al lado, en la peña, una de las muchachas morenas descubrirá un secreto en la mirada rapaz de los chicos mayores, en las espigas delatoras pegadas a una camiseta. Mientras tanto, a lo lejos, la orquesta sigue metiendo ruido y quizá otro flacucho se pierde entre el gentío y el aire polvoriento y asombra su corazón de música y de pena. Después se hará de día y dejará a la luz el maquillaje corrido. Hay olor a después en el callejón y un cigarro precoz que sabe a rayos.

Ya llegará septiembre quitándole sombra a las pieles. Es la máquina inexorable del después. Pero no hablemos de eso, pues aun queda mucho. Sólo digamos que es este, que es ahora: el verano de los besos nerviosos en las afueras del pueblo. Y que a esos no hay septiembre que los borre.

Anuncios
Categorías:DUDAS Etiquetas: , , , , ,
  1. Martin
    julio 9, 2008 en 9:26 pm

    Genial el post, Daniel. Que me ha recordado a Últimas tardes con Teresa, novela que durante cinco años seguidos leí cada agosto, a finales, cuando ya se echa encima septiembre y “súbitamente, un viento húmedo dobla la esquina y va a su encuentro levantando nubes de confeti; es el primer viento del otoño, la bofetada lluviosa que anuncia el fin del verano”.
    Pero el verano no ha hecho más que empezar. Así que a disfrutarlo!

  2. julio 11, 2008 en 8:13 pm

    Cómo me ha gustado, Daniel. Felicidades por el texto y por acabar de una puta vez de ser un estudiante calavera. Se percibe en lo que escribes ese gran placer. Ahora es tu momento. El trabajo te aconsejo que lo demores la más que puedas. Siempre hay tiempo de ser esclavo. Y nada a planear escapadas en medio de las borracheras. Espero estar en alguna, en las borracheras digo. Salú amigo

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: