Inicio > DUDAS, Fotografía, Madrid > KAMIKAZES (2 DE 3)

KAMIKAZES (2 DE 3)

Hay estaba despanzurrado casi desnudo ante el peor enemigo. Con los ojos abiertos, la mandíbula partida en cuatro, la nuca rota como un melón caído de un sexto piso y borbotones de sangre por casi todo el cuerpo.

Nadie daba un duro por él y menos en una situación dónde el hombre se enfrenta él sólo con las tinieblas, en el aire se escuchaba el sonido de los cementerios, según Ernesto de noche estos son lágrimas secas. Era la imagen sin sonido de un Madrid desierto donde los rascacielos observaban desde lo alto las ruinas de una gran ciudad. En ella estaba un enfermero loco, bigotudo, con gafas de montura de pasta de otra década y con la bata mal abrochada por falta de algunos botones. En sus uñas tenía metida la sangre espesa del enfermo, éste no se dejaba llevar por la delicada situación y los sollozos que más tarde se escucharían en un barrio pobre de la periferia, aunque automáticamente seguía gritando frases entornadas a Dios, la Virgen y el Espíritu Santo, los pastores, etc. Pero él tenía intuición de brujo, sabía que ese joven no quería morir porque le faltaba algo muy importante en su vida, antes que mal vender su alma al mismisimo diablo.

Mientras tanto en la cabeza del kamikaze estaban saltando destellos de flashes de colores, el sonido era un silencio desolador que hacia llorar a los débiles, su cabeza le estallaba hasta querer meterse un tiro en la sien, pero no podía moverse, estaba despierto por dentro pero inmóvil por fuera. Le venían diapositivas como puñetazos de cuando le duchaba su abuela en el barreño de hojalata, del día que se entero que su abuelo no vendría con más con regalos a buscarle al colegio, de su primer beso en mitad del campo de espigas de detrás de su barrio, del día que se enteró que aprobó selectividad y pudo irse a Inglaterra a aprender ingles todo el verano, de la noche que se le presentó esa chica que más tarde desnudaría con sus propios dedos, del cumpleaños que sus padres le dijeron que le querían más que nadie en el mundo, del día que se encontró por las ramblas con su ídolo Don Manuel Vázquez Montalbán y se fueron a tomar un café al Barrio Chino, del abrazo que se dio con su mejor amigo cuando éste borracho le balbuceo que siempre serían amigos pasase lo que pasase. Todo sucedía muy deprisa como un escalectrix fuera de control, las imágenes se sucedían sin control.

La luz naranja de la ambulancia destellaba en el cielo encapotado de Madrid, había estado lloviendo desde hace una semana seguida, la humedad se juntaba con una bruma espesa que hacía presagiar que Madrid estaba cambiando muy deprisa, era Abril del 2009.

En la entrada de urgencias del Hospital Público Gregorio Marañón, estaban 5 médicos nerviosos esperando porque llegase en unos segundos una ambulancia con un cadáver, llevaban escuchando hace más de dos minutos a lo lejos un sonido ensordecedor que se metía en la sien. No la veían por la niebla espesa pero miraban por si acaso.

Sonrisas, dos cuerpos desnudos, un tronco de un árbol con un parasiempre cincelado en la raíz más profunda, sombras en movimiento con un corazón ensangrentado, bramidos, un jardín triangular, los dedos cruzados en otros dos, lágrimas negras sobre el rostro… se repetían y se estrellaban unas imágenes con otras, estas no dejaban paso a las siguientes,… hasta que hubo una explosión y un silencio de lo más profundo.

Destellos

continuará…

Post Anterior:

1. Kamikaze 1 por Grouchoo Fdez.

Anuncios
  1. agosto 14, 2008 en 10:26 pm

    Abel sin lugar a dudas que no tengo esa maestría a la hora de escribir como tú, y no lo digo por humildad lo digo porque lo pienso y tu sabes que soy siempre muy sincero. Espero que te vaya bien en Barcelona y pronto la filosofía forme más tiempo en tu vida, aunque estoy feliz porque hayas conseguido una plaza en ese mundo de los cafetitos y los cigarritos a todas horas.
    Kiyoshi ya te responderé tus ejercicios de inglés cuando me centre un poco.
    Un abrazo.

  2. agosto 14, 2008 en 11:07 pm

    Grouchoo,
    Sugeriria que No os apureis por centrarte.
    Entiendo tu intencion.
    Pero cuando te centres, cuando me centro, yo tiendo a pensar que es cuando hacemos la vida jodida. ;-DDD
    Huyo de los momentos, mis momentos cuando siento que me estoy ‘centrando’.
    Los escritores centraditos son en mi sentir, los mas aburridos.
    Muchos blogs para mi tienen este sintoma. Los blogueros estan centrados. Perfectamente en su centro.
    Y los cambios en el mundo suceden y ellos solo los viven desde el centro de su centro. Muy en su centrado interno.
    Sin caos alguno.
    Se de tu caos y esto me anima y reAnima.
    Tenemos que hacer EXPLOSION DIARIA.
    😉

  3. agosto 17, 2008 en 2:21 pm

    Carlos, si no conociera lo que conozco de tu vida y lo mucho que pienso de lo poco que conozco, y que si que conozco algo, entonces me seria mas facil asimilar y discernir lo que leo en de tus Kamikazes.
    En concreto de lo mucho que me quedo pensando, dire que leer estos Kamikazes me hace pensar mas de lo mucho continuo que pienso en la fragilidad, la vulnerabilidad, la velocidad en la cortedad de lo que sea la vida, una vida, la tuya, la mia.
    Dos amistades de las pocas que ya me quedan, se fueron hace poco y su partida fue en forma tragica pero quizas misericordiosa. Ambos se fueron en accidentes de trafico. Destrozados pero en muerte instantanea.
    Como siempre, ambos 15 annos menores que yo. Ambos, ninguno imagino que sus dias estaban ya en el ocaso.
    En muchas ocasiones hablaron de como vivirian en su vejez.
    Hablaron de planes a futuro, siempre planes a futuro. Yo nunca he podido hacer planes a futuro.
    No se de prevenir, de anticipar, de pre-parar.
    Ambos tenian planes, ignoraban la vulnerabilidad, no prestaban atencion a la necesaria comunicacion que debieramos tener con las personas que consideramos en nuestro entorno o quienes nos consideren en su entorno.
    Y con esto, eramos amigos y nos veiamos juntos en un “futuro”, en un lejano futuro.
    Despues de sus accidentes, aparecieron tus Kamikazes y no se como interpretar tu sentir ni la originalidad de estos.
    Me deja pensando la parte de el Ingles, del estudiar Ingles. ;-D
    Tambien, tus Kamikazes me pusieron a pensar y repasar la pelicula Las Alas del Deseo, la de WIM WENDERS
    Y como NO!! tus Kamikazes me hacen ver algo de contraste con la vida que ahora vive Vincent Cianni, el fotografo artista que vive en NYC, vive con el y su Sida.
    Asi Asi

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: