Inicio > Madrid, Pequeñas historias de la vida diaria > Pequeñas historias de la vida diaria de Grouchoo (II): Los Taxistas

Pequeñas historias de la vida diaria de Grouchoo (II): Los Taxistas

Era un taxista con un Seat Malaga de Vallecas, una zona humilde de Madrid dónde abundan muchos municipales y conductores. Él bajito y con la voz de haber vivido mil noches sin dormir. Me recordaba a esa gente sencilla que paran todos los días en los bares y se van de putas los fines de semana y queman la vida como si sólo quedasen los últimos días para vivir una nueva G.M.
Me lo crucé de casualidad ayer a las dos de la mañana después de venir de Urgencias del Gregorio Marañón, estaba postrado comiendo pipas muy saladas en la barra de un garito del barrio del Puente Vallekas junto con otro taxista, más joven, más alto, atractivo y con una chupa de cuero muy gastada por los puños. Me sonrieron al entrar y me empezaron a hablar a los cinco minutos de estar sentado con las tres únicas chicas guapas del bar (junto a la camarera), y eso les hacía en mí un personaje atractivo.
Al final, acabé con ellos haciendo corro y de tertulia como si nos conociéramos toda la vida. Me contaron sus historias entre las telarañas del mostrador y la luz intermitente que corría por un tubo transparente por toda la vieja barra del pub y las lámparas hechas de discos de vinilo colgando del falso techo .
Me parece sin hacerme el humilde que me llevé un bonito chasco, esos tipos eran buena gente y tenían en sus venas más vida vivida que lo que me gustaría a mí soñar. Su vida en un volante era una ecuación helicoidal de aventuras y anécdotas. Según me contó el ex-taxista molón y bajito, todavía tenía pesadillas, a veces se levantaba frenando el coche y con los brazos en suma tensión intentado protegerse de un golpe.
Lo que más me emocionó fueron sus pequeñas historías de su vida diaria. Por lo visto, que más de una vez le habían persuadido a los dos más de un gay para ir a su casa a pasárselo bien. Y de vez en cuando, alguna mujer entrada en años le proponían desfogarse de la vida, acorralando el tiempo perdido. Siempre el ex-taxista acababa diciendo: “si a mí lo que me ha pasado ni mi padre que fue taxista se lo cree”, mientras mirandole a los ojos al otro decía tajante “que sí tronko, que sí, que sí, que sí, que a mi me pasa también de todo”.

Entre tanto echaban un pelotazo a la vez, para regar las ideas y saborear la noche para seguir contando hisorias. A veces me era imposible no obserbar a mi alrededor y sonreír al aire.
– El ex-taxista:“Yo me fui cinco días con un piloto argentino de Aerolinas Argentinas por todo Madrid y este dormía hasta en el coche, yo le decía pero tronko que te dejo en un hotel y descansas y luego vuelvo, pero el tipo me ponía diez mil pesetas en la mano y al final me convencía para seguir de borrachera y por hay perdidos”.

Yo, entre aventura y trago de coca-cola seguía observando a la gente del bar entre humo y buena música: un tipo de sesenta años jugando a los dardos con camiseta de tirantes, un gordito calvo dando besos a la simpática camarera y un fulano de tal que no dejaba de observarla mientras daba caladas al cigarro como Hamphry Bogart .

-La historia que más me gustó fueron las dos últimas que contó el chaval taxista de la cazadora de cuero y pelo de rizos: “anda que a mí lo que me pasó el otro día. Siento en la espalda pequeños golpes, miró para atrás mientras se pone el semáforo en verde y eran las tres chicas que se estaban cambiando las bragas”.
-Yo le pregunté: “¡y eso!, ¿pero cómo puede ser?”.

– El taxista joven: “Con sólo decirte que una vez un tio me hizo dar vueltas por la casa de campo y al final después de dos horas me dijo que él lo que quería era si me acostaba con su mujer mientras él lo veía”.

Me quedé igual de mudo que estaba, tome un trago y seguí escuchando la conversación de tan grata compañía.

Anuncios
  1. noviembre 4, 2008 en 10:51 pm


  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: