Inicio > Uncategorized > El peaje

El peaje

Pero la visión de Laura en la puerta de mi cuarto, con su pijama y su coleta, me llevaba de la mano a otro tiempo en que las mujeres aún no se maquillaban ni se pintaban los labios ni ahorraban para la vejez, un tiempo en que no buscaban a un hombre que las salvara de la soledad o que les sembrara una semilla en el vientre, un tiempo ido, apagado, huérfano, en el que con cada frase, con cada gesto, con cada plato, no insultaban al tío que tenían enfrente y extendían a todo el género un odio que quizá nos merecíamos. Gracia, inocencia, pureza: eso me dijeron su coleta y sus pies descalzos, sus dientes limpios y su pijama estampado de ositos. Hablaban de una edad anterior a la pasión y a la cólera, donde ningún acto escondía su propósito, su plazo fijo, su súplica, donde todo se daba y se pedía porque sí; un juego limpio que es únicamente de los niños y de quienes logran salvar la niñez en el peaje terrible a la edad adulta.

David TorresEl gran silencio

Anuncios
Categorías:Uncategorized Etiquetas: , , , ,
  1. zoeravenclaw
    julio 22, 2009 en 7:29 am

    Si sigues poniendo extractos de libros, la lista de libros pendientes de leer va a ser interminable.

  2. julio 22, 2009 en 1:55 pm

    Pues sigo leyendo esta novela, que me está gustando bastante. Recuerdo haber visto a David Torres en Negro sobre blanco, cuando quedó finalista del Nadal con este libro. También estaba Trapiello, que había sido el ganador con otra novela que también leí, y que me pareció peor que la de David Torres, al que fui a ver hace poco con la gente de La Trinchera y me cayó muy bien.

  3. julio 28, 2009 en 9:42 pm

    Yo también recuerdo ese programa. No tardé nada en pedírsela al librero de mi barrio. El caso es que a mí no me acabó de gustar del todo. El año pasado pedí “Niños de tiza” y me gustó algo más, aunque tampoco me acabó de convencer. Esta última novela se puede decir que es la sengunda parte de “El gran silencio”. A pesar de todo, me encanta cómo utiliza la voz del pasado, tanto que a mí me ha llegado a emocionar. Sus metáforas son muy frescas y gráficas. Además se pueden encontrar, en sus novelas, ideas plasmadas en algunos de su columnas de opinión en los periódicos. Si te apetece leer “Niños de tiza” sólo tienes que pedírmelo, Dani. Un saludo.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: