Inicio > Alcalá de Henares, DUDAS, Fotografía > Libros quemados en 2009

Libros quemados en 2009

Mi habitación de Alcalça de Henares, el 21 de junio del 2009.

EL tercer post de este año 2010 repitiendo un post como ya hice el año pasado 2009 titulado los Libros quemados en 2008. En este voy a poner algunos de los libros que me he leído a lo largo del año 2009, además ya aprovecho para enseñaros algunas fotos de Mi Habitación. Decía Borges que como realmente uno aprende era releyendo lo ya leído. Borges era un universo demasiado grande, un universo de simbología, laberintos, mitos, mandalas y sueños. Para mí, Borges podría abarcar mi alma con una sola frase, quizá por eso tanto respeto le profeso, tanto cariño le tengo. Este año tengo una tarea pendiente con el maestro, el releerme su libro Otras Inquisiciones. Cada año releo el mejor libro del año anterior, este año ha tocado la novela de George Orwell 1984, ya que fue mi novela preferida del 2008, la que me revolucionó mi interno.  De hecho como saben ustedes el 24 de diciembre nos solemos regalar unos librillos en el famoso Café Gijón de Madrid (desde hace unos cuantos años vamos a este café literario del Paseo de la Castellana). Esta vez volví a regalar por cuarta vez el ya mencionado 1984.

Este es uno de los anuncios más sorprendetes que he visto desde hace años, está inspirado en el libro 1984 que tanto regalo. De hecho Apple es una de mis empresas preferidas. Espero que lo entiendan los que no han leído el libro y que lo relean los que ya lo han leído.

 

Que no muera la aspidistra, George Orwell

Esas profundidades subterráneas hizo temblar el suelo. El metro se desliza bajo las calles. Una fugaz imagen de Londres, del mundo occidental, acudió a su mente. Se imaginó a millones de esclavos afanándose alrededor del dios dinero: campesinos, marineros, sudorosos mineros en galerias profundas, oficinistas que se paresuraban a las ocho y cuarto con el terror a sus jefes devorando sus entrañas; se los imaginaba incluso en la cama con sus mujeres, temblando y obedeciendo. Pero ¿a quién? A los sumos sacerdotes del dinero, a los rabicundos amos del mundo. La Clase Alta: una mezcolanza de cachorros engominados que iban en coches de mil guineas, corredores de bolsa que jugaban al golf y economistas cosmopolitas, abogados ilustres y maricas a la última moda…

 

La canción donde ella vive, Daniel Ruiz García

AHORA quiero hablar de silencios, quiero hablar de ciudades que se desmoronan, también de salmos que no redimen, como brazos abiertos que sólo encuentran el consuelo precario del barro. En el cielo de la boca porta una ciénaga de frío y cristales rotos, soy quién tiene frío, quién tiembla a través de palabras que son jirones de piel, cartílagos que anhelan palparla, tocar su cuerpo, ahora distante y axfisiante de recuerdos.

Texto sacado del capítulo 1, la hoja 11.

 

La canción donde ella vive, Daniel Ruiz García

 

Diván, Conversaciones con Enrique Búnbury, Javier Losilla

– (Javier Losilla) Al margen de esa facción fundamentalista de los fans que has mencionado, en general, ¿cómo asumen los seguidores del grupo la ruptura de Héroes?

– (Búnbury) Creo que cualquier persona racional asume que un grupo se separe, aunque sienta más o menos pena. Pero, desde luego, hay un grupúsculo que empieza a buscar culpables y que queiere una cabeza de turco, que, por supuesto, soy yo.

Sacado el texto, del capítulo 2 Contracorriente, página 37.

Diván, Conversaciones con Enrique Búnbury, Javier Losilla

 

Tú puedes, Memorias de un trabajador, López de Arriota

Como habeis comprobado- les dije- el proceso en Fisher es el clásico de líneas de montaje, con estaciones de trabajo unidas con cadena transportadora, donde en unos carritos envían los componenetes de una operación a otra. Existe mucho material en proceso, demasiada inversión en transportadoras, excesivo espacio ocupado, un desajuste de los puesto de trabajo, con personas que pierden la mitad de su tiempo esperando los materiales de las operación anterior. Sobran personas moviendo materiales o bien ocupadas únicamente en controlar la calidad.

Sacado el texto, Optimización de Fisher, página 154.

Tú puedes, Memorias de un trabajador, López de Arriota

 

Juan de Mairena, Antonio de Machado

Acaso la culpa sea de nuestro gran Cervantes y de sus botas de siete leguas. ¿Quién camina a ese paso? La verdad es que después del Quijote, el mundo espera otra gran novela que acaba de llegar. Nuestro Cervantes… Para rendir un pequeño homenaje a la cursilería de nuestro tiempo- ya que Cervantes no lo necesita-. yo os invito a guardar conmigo un minutos de silencio y meditación, con tema libre.

La clase ha quedado en silencio durante sesenta segundos mal contados, después de los cuales añade Mairena. Reparad en que esto del minuto de silencio es tan estúpido, aunque no tan macabro ni tan perverso, como el culto al soladado desconocido. Pero de algún modo hemos de acusar en nuestras clases los tiempo de barullo y algarabía en que vivimos.

Sacado el texto de la página 144 y 145.

Juan de Mairena, Antonio de Machado

Madame Bovary, Gustave Flaubert

Por miedo a que la vieran, no tomaba ordinariamente el camino más corto. Se metía por las calles oscuras y llegaba sudorosa hacia la parte baja de la calle Nationale, cerca del frente que hay allí. Es el barrio del teatro, de las tabernas y de las prostitutas. A menudo pasaba al lado de ella una carreta que llevaba algún decorado que se movía. Unos chicos con delantal echaban arena sobre las losas entre arbustos verdes. Olía a ajenjo, a tabaco y a ostras. 

Sacado el texto, de la 3ª parte, capítulo V, página 346.

Madame Bovary, Gustave Flaubert

 

Esperando a Robert Capa, Susana Fortes

André se apartó el pelo de la frente y miró  de nuevo hacia el fondo del local, sin centrar el foco, momentáneamente abstraído. A veces se iba lejos, como si estuviera en otra parte. Todos echamos de menos algo, una casa, la calle donde jugamos de niños, un para de esquís viejos, las botas del colegio, el libro en el que aprendimos a leer, una voz regañándonos en la cocina para que terminemos el vaso de leche, el taller de costura en la parte de atrás de la casa, el traqueteo de los pedales. La patria no existe. Es un invento. Lo que existe es el lugar donde alguna vez fuimos felices. Gerta se dio cuenta que André se ia a ese lugar a veces. Estaba hablando con todos, soltando alguna bravuconada, sonriendo, fumando y de repente se le ponía a ese puntito en la mirada y ya estaba lejos. Muy lejos.

– Acabarás acostándote con él- le vaticinó Ruth cuando al fin llegaron de madrugada al portal de casa.

-Ni muerta- dijo.

Texto sacado del capítulo III, página 37

Esperando a Robert Capa, Susana Fortes

 





Todavía sigo pensando P. Daniel que La literatura cambia el Mundo, creo que mi vida está llena de poesías y sin está sería yo algo vacío, triste y quizá bronco. De hecho aunque me contestastes al capítulo 12 del Dudas:

Que no, Carlos, que no, que lo de cambiar el mundo ya no se lleva, que no es la hora de la revolución, que esto no lo vais a cambiar los melenudos, ni los educadores sociales, ni las ONG’s. Que la mitomanía y la utopía son posturas adolescentes, que la sociedad es incapaz de conquistar la armonía, que las ideas políticas tienen la mala costumbre de convertirse en ideologías.

 

Sigo leyendo un capítulo tuyo titulado Año 401, y creo que no lo tienes muy claro, que provoca la literatura algo importante en tí. No sé te lo digo porque quizá todo esto me hace pensar que en este mundo no estoy tan solo, digo sólo quizá…

Aquí dejo una foto del escritorio de mi habitación, con algunos de mis libros preferidos, mis grandes tesoros. 

  Mi habitacón de Alcalá de Henares, el 1 de enero del 2010.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: