Inicio > Libro DUDAS, P. Daniel Carrillo > 50. Repercusiones del libro = dudas sin resolver por P. Daniel Carrillo

50. Repercusiones del libro = dudas sin resolver por P. Daniel Carrillo

ÍNDICE DEL LIBRO DUDAS

.

EN CONTRA DE DUDAS

He escrito un libro. Es, en cierto modo, una desgracia. Mientras uno escribe siempre hay otro que está viviendo. Mientras uno escribe siempre paga la posibilidad de perpetuarse, de extenderse en ausencia, lo paga renunciando un poco a la vida, a la acción, rozando el teclado en vez de acariciar un piel humana y receptiva. Escribir tiene algo de negación de la vida, claro, y algo de rencor, del rencor infecto de las cosas que no se dijeron en su momento, de las ideas que no supieron estallar a tiempo y han de salir, escritas y manoseadas, en la soledad de después. Yo, de alguna manera, ya sabía todo esto cuando acepte la apuesta de escribir, por eso dudé, y por eso este libro se llama Dudas.

DUDAS

Hay gente que murió, gente que está amenazada de muerte y gente que morirá o sufrirá castigos por escribir un libro. Por decir lo que piensa. No es propio del sabio hablar mucho, y no es propio del mago desvelar el misterio. El silencio y la nada siempre son más perfectos que estas torpes letras aquí acumuladas. Y, por otro lado, esa sensación de vértigo ante el abismo, ese respeto ante la página en blanco, ante el lienzo inmaculado, ese click al girar la llave de contacto de la mente y ponerla a fabricar ideas, palabras, pinceladas. Esas ganas de opinar, ese impulso de por una vez dejar de consumir y decidirse a aportar cultura, a crear, a dar rienda suelta a las teorías, a las ideas que surgen puras y brillantes, a la idea que te deja sin respiración y te posee unos minutos, y toma forma algo después pero ya no es la misma, ya no es la idea sino la metáfora imperfecta de la idea, ahora es un capítulo del Dudas que no es cómo la idea, que algo ha ganado y algo ha perdido en el camino.

A FAVOR DE DUDAS

Cómo el título de este capítulo, a favor van las repercusiones. A favor van la vanidad y el orgullo de que repercuta, que se mueva, que alguien sienta algo con el libro entre las manos. El placer de ver que lo terminas y coge cuerpo, que existe, que el proyecto Dudas tiene un final feliz. A favor va la amistad blindada con el de la página de al lado. Y, sobretodo, sentir la sonrisa que involuntariamente crece cuando te das cuenta que sólo queda plantar un árbol, tener un hijo.

 .


Este texto fue originalmente publicado en el libro DUDAS (2006)

Anuncios
  1. febrero 20, 2010 en 2:31 pm

    Este es uno de mis capítulos preferidos del libro. Ahora que voy a publicar de nuevo sigo firmando la misma argumentación. Y eso que hace casi 4 años que escribí estas palabras.

  2. Martín
    febrero 21, 2010 en 6:17 pm

    Te deseo muchas dudas durante toda tu vida.

  1. julio 29, 2013 en 9:58 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: