Inicio > Memorias del tiempo discreto > Memorias Del Tiempo Discreto: El Prólogo
  1. abril 18, 2010 en 3:39 pm

    Pues el prólogo lo tildaría de meteórico y el autor de brutal, brutal me refiero porque nos lleva a la literatura con un abrazo, al pasado con un presente y a la vida con unas palabras deslumbrantes de genialidad.
    “Que el verdadero saber es intemporal y puro… La verdadera poesía, según los poetas veteranos, aparece al fondo de todo ruido de métricas y ritmos y palabras resplandecientes…”. Mitomanía 3, P. D. Carrillo.
    Creo que todos amamos lo puro, por eso me gustan tanto el juntarme con tan buenos amigos.

  2. k
    abril 19, 2010 en 2:35 am

    Cuando leo algo o a alguien que me seduce, que provoca cambios en mi, hago otro REnacimiento en mi, siempre hago mi propio Prologo de lo que lea.
    Lo hago al final, cuando he leido y lo leido ha hecho estimulo en mi.
    Hace MUCHO tiempo que en mi mente hice un compendio de la belleza en la sensibilidad de Pedro Daniel.
    Y hace MUCHO tiempo que en mi imaginacion imagine, si Pedro Daniel algun dia junta pensamientos y los publica, de todo lo que cargo conmigo, estos pensamientos y su sensibilidad, seria lo que yo usaria como Prologo para su compendio.
    Un Prologo que representa y presenta la sensibilidad de Pedro Daniel, para mi, es el que adjunto aqui en DUDAS.
    En mi sentir y para mi, singular y unicamente yo, este es el Prologo de su compendio. No minimizo lo demas. Solo es mi prologo con lo que hizo conmocion en mi de un Verano unico en la vida de PedroDaniel. Es mi prologo.
    Pero no con mis palabras.
    Son las vivencias de la esencia de
    Pedro Daniel.
    El que muchos conocen visualmente.
    June 29
    Pajaritos
    Trabajé de barrendero. Conducía un camioncillo por una carretera que se internaba en un monte de encinas. Me habían asegurado que por allí en ocasiones se veían jabalíes, corzos y algún águila. Pero yo lo único que vi fue decenas de amaneceres de rotunda belleza. Mientras triunfaba el sol me daba tiempo a llegar al pueblo, bajar del camión el cubo, la pala y el cepillo y comenzar a barrer. Barría papelajos, latas y envases de todo tipo, pero lo más sorprendente fue que sobretodo recogía cosas que habían estado vivas y ya no lo estaban: hojas, hojas, hojas, ramas y muchos más pajarillos muertos de los que podía haberme imaginado.

  3. abril 19, 2010 en 2:09 pm

    Precisamente este texto fue el que elegí para la contraportada del libro. No tenía sentido explicar de qué va el libro, no tenía sentido aclarar dónde y cuándo nací. Yo también pienso que en Pajaritos está, de alguna manera, TODO.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: