Inicio > DUDAS, Filosofía, Fotografía > 8. Mitos= Estatuas De Barro por Grouchoo

8. Mitos= Estatuas De Barro por Grouchoo


Marilyn Monroe con Faldas a lo loco

 

Pues sí, que pasa, qué me importa romper con los moldes y decirte cobardemente en este papel que no tengo ni pizca de miedo en reconocer que no creo en la leyenda de los mitos y la egolatría de la que les envuelve. Que para mi Beckham es un producto comercial, Elvis Presley cantaba muy bien y movía las caderas como nadie pero murió de excesos y el Camarón era un tipo común con voz de ángel que le pudo la droga. ¿Qué ocurre? quizá que el agua al igual que la edad deshace estatuas de barro y la televisión ensalza el poder de la ignorancia con tanta MTV y chica diez. El ser humano es un esclavo pecador que se asusta como el avestruz; la muerte nos aterroriza y casualmente casi todos los mitos están muertos (no pueden hablar, confundirse, deshacer su historia volver al camino pisado), desgraciadamente los que quedan viven la mayoría de las veces en otra realidad por culpa de nuestra cultura al dar más reconocimiento a un compositor, actor, escritor famoso y sale en televisión (aunque no le hayamos escuchado, analizado o leído) que un médico que salva todos los días vidas o un padre de familia que es capaz de doblar turnos en el trabajo para poder pagar la letra de la casa y el escritorio de los niños.


El Padrino

 

No me creo que Marilyn Monroe dé para escribir tantos libros y que fuera la mujer con más atractivo del mundo. Tampoco me creo que Jesucristo resucitó para salvarnos y  Picasso sintiese pasión por las mujeres que pintaba,  Marlon Brando al actuar en El Padrino creyese que todos los mafiosos del mundo le iban a querer imitar  o que al mismo James Dean le diese por pensar que con sólo tres películas iba a pasar a la historia  Quizá que aportaron un granito de arena en el vacío de la humanidad y a nuestros sueños les dieron alas para volar, porque sus actos son nuestros actos metafóricamente. Sin nosotros ellos no serían nada y las enciclopedias quedarían sin nombres y sin lectores.


Cristina mete mano a James Dean

Lo que ocurre con los mitos es que uno poco a poco los va tomando como algo suyo, como parte de su propia vida. Naturalmente que no son humanos en nuestros pensamientos, lo que me ofusca es la artificialidad y la rebeldía aburguesada que los envuelve una vez que se convierten en un buen producto comercial. 

 

Las estatuas no me eclipsaron nunca, tampoco a quién estas representan con sus excrementos de pájaros aunque sí sus artistas y sus sombras que a veces les hace grandiosos y otras dichosos. Yo alma imperfecta me quedo en un mar de Cádiz con mi jarra  fría de cerveza con limón y mi chica a mi lado, llamando a mi padre por teléfono, todavía escucho el sonido de las olas. ¡Que me importa a mi ser famoso!.

Este texto fue originalmente publicado en el libro DUDAS (2006)  

Categorías:DUDAS, Filosofía, Fotografía
  1. agosto 19, 2010 a las 8:25 am

    Era modelo de alta costura
    tenia encanto y unas piernas de locura
    los ojos como el mar, los labios de coral
    y una expresion entre deseo y travesura.
    Yo la quería, la idolatraba
    tenia un poster suyo al lado de mi cama
    soñaba con tener su cuerpo de mujer
    y descubrir con ella el mundo del placer
    Cuantas veces ella me insinuó ámame,ámame
    cuantas veces tuve yo su amor
    de papel.
    Saltó de pronto a los diarios
    como el romance de un obeso millonario
    de vuelta en el amor, siempre tomando el sol
    como un lagarto en el jardin de un balneario.
    Se hizo vestidos, lució brillantes
    y ya no fue la misma chica que era antes
    se acostumbró a vivir, seis meses en Paris
    pero ni un solo día pudo ser feliz.
    Cuantas veces ella me insinuo ámame, ámame
    cuantas veces tuve yo su amor
    de papel, de papel
    Fue por excesos o alguna droga
    pero un buen día la encontraron en su alcoba
    revuelto el cobertor sin vida y sin color
    bella durmiente para siempre en mi memoria
    Quité su poster junto a mi cama
    y en su lugar puse a una norteamericana
    con ojos como el mar, con labios de coral
    y el mundo comenzó de nuevo a caminar
    Cuantas veces ella me insinuó ámame, ámame
    cuantas veces tuve yo su amor
    de papel, de papel.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: