Patadas al estómago o…

…mi vida en un collage (y las mujeres son de Venus)

Mi piso no parecía un basurero desde hacía largo tiempo, pero es lo que conlleva abandonar la rutina un par de días.

Doy pequeños sorbos al café y mis entrañas le indican a las esferas superiores su gratificante respuesta (¿hoy café y ayer vodka con naranja?)… La novedad introduce actividad en el cerebro: cambio de estación (de tren)… nombres nuevos que no mencionaré, nuevos rostros, cambio de vestuario [carnaval], nuevas tomas de contacto. El con-tacto debería ser, quizás, el sentido principal; la vista es un sentido demasiado ajeno, demasiado limpio (“pues también el sol penetra en las letrinas sin mancharse”). Ayer ví la primera hora de Shoah, una película-reportaje de testimonios sobre el exterminio nazi, y el final de Casablanca (-“siempre nos quedará París“). Ahora un diálogo ficticio:

-¿Te vienes, A., a ver una película?

-Tengo novio.

-Dile que se venga él también.

[Después del café me vendrían bien unas patatas fritas]

En realidad no tengo nada en común con Humphrey Bogart; no soy un detective, ni el dueño de un pub en Marruecos; AÚN no soy del todo sincero, las más de las veces por respeto; se me nota cuando estoy borracho y tengo una marcada tendencia a sonreír.

Sabes, A., me encanta ver a la gente feliz hablando de sus cosas y ayer vi esa sonrisa en tu rostro.

La 1.26h del 7 de marzo. Temperatura exterior: 7º C, cielo nublado y mucha humedad.

Ahora un diálogo real:

[-¿Me ha llamado “señor”? -Sí, es Vd. un señor, ¿no?]

 Resumiendo:

Me levanto a las 13.15h, desayuno un gofre con chocolate y miel, me ducho, me visto y observo el estado decadente del piso. Escucho un par de canciones. Pongo a hervir agua para el té y un trozo de plástico pegado en la vitrocerámica deja olor a quemado en toda la casa. Me voy a las 13.50h dejando media taza de té que, por cierto, permanece encima de la mesa de la cocina (1.41h). Me pongo la corbata en el ascensor, hace un día estupendo cuando salgo del portal y me encamino a la estación; saludo a los compañeros de Alcalá y enfilo hacia la vía 2, son las 14.01h y mi tren sale en tres minutos. Llego a Coslada a las 14.20h, saludo y relevo a mi compañero, pongo café y empiezo a elaborar todo esto en mi cabeza. Intento leer Las flores del mal y el periódico con escasos resultados. Utilizo a un amigo para reflexionar sobre las mujeres a través del messenger móvil. A las 19h salgo a comer un bocadillo de bacon y queso con un Nestea después de tres bolsas de patatas fritas, una botella de Nestea y un café con leche. Vuelvo en el tren de las 22h; hablo un rato con el compañero de Alcalá y voy a casa apretando el paso (6º Celsius). Observo el nuevo video de Lady Gaga por cuarta o quinta vez mientras bebo caldo de pollo de brik. Caliento una pizza y me como la mitad viendo trozos de películas y bebiendo zumo de piña y uva.

Anuncios
  1. Abel
    marzo 7, 2011 en 2:09 am

    Aquí os dejo una canción preciosa para terminar un día magnífico como el mío:

  2. marzo 7, 2011 en 10:05 pm

    ¿hoy café y ayer vodka con naranja?
    AÚN no soy del todo sincero, las más de las veces por respeto;
    me encanta ver a la gente feliz hablando de sus cosas y ayer vi esa sonrisa en tu rostro.
    pongo café y empiezo a elaborar todo esto en mi cabeza.

    En fin, qué bueno es comprobar que en la cafetera algo vuelve a hervir.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: