Inicio > Madrid, Política > 15 M – ¡Democracia Real YA!

15 M – ¡Democracia Real YA!

Miembro Anonymus

El domingo 15 de Mayo de 2011 puede marcar un punto de inflexión en las relaciones entre la ciudadanía española y sus representantes políticos. Por primera vez la consolidada partitocracia ha visto alzarse un movimiento opositor, organizado y multitudinario que se lleva la pelota fuera del terreno de juego de la política electoral. Convocados por la plataforma ¡Democracia Real YA! miles de ciudadanos expresaron su rechazo al panorama político y económico del país, iniciando una cadena de protestas que han tenido eco en medios de comunicación de todo el mundo.

Banco de España

Dos de los integrantes del blog DUDAS decidimos asistir a la convocatoria de Madrid después de escuchar las ideas coherentes que habían sido expresadas por dos interlocutores de la plataforma en el programa Cualquier día de la RUAH. Una vez superada la impresión inicial, era el momento de analizar con más detalle el Manifiesto y las propuestas de ¡Democracia Real YA!. Desde mi punto de vista (Daniel) ambos textos son decepcionantes. El manifiesto apunta a la preocupación e indignación “por el panorama político, económico y social que vemos a nuestro alrededor” y muestra al sistema gubernamental como un obstáculo para el progreso y el desarrollo de la sociedad. Aparte de eso apenas tiene mayor valor que cualquier otro panfleto antisistema. Las propuestas dan la sensación de batiburrillo e improvisación cuando no de puro braistorming. El cuestionable orden de los apartados es el siguiente: Eliminación de los privilegios de la clase política, Desempleo, Vivienda, Servicios públicos, Control de los bancos, Fiscalidad, Libertades ciudadanas y democracia participativa.

No les votes, ANONYMUS I

Calle Alcalá antes de llegar a Sol

Pero lo importante de este movimiento no son las propuestas. Se trata de una reacción y de una toma de temperatura para comprobar cómo de caldeado está el ambiente, para testear si el español de a pie ha pasado ya el punto de no retorno en cuanto a hartazgo de su clase dirigente. Pasamos a enumerar algunos aspectos positivos y negativos de este tema:

Puntos a favor:

– Ausencia de ideología (más bien reacción a algo que apoyo a algo). La gracia de estas protestas radica en que abarcan toda clase de juicios y razonamientos que se pueden escuchar en cualquier bar, en cualquier sobremesa familiar, pero que hasta ahora no habían abandonado la queja personal y no se habían lanzado en masa a la calle.

– Movimiento político plural, sin siglas, sin restricc ones, fuera de la política electoral (activismo). Permite sortear los injustos repartos de la ley electoral (que premia a las mayorías y machaca a las minorías).

– Identificación de elementos degradantes del sistema: partidos mayoritarios, sindicatos. Un multitudinario aviso a navegantes (En la manifestación se escuchó: “dónde están, no se ven, comisiones y ugeté”).

No hay pan para tanto chorizo

Puntos en contra:

– Enfoque demasiado abstracto. Además de una primera apariencia de “rollo antisistema” se produce un gran desconcierto “¿qué es lo que piden?”

– Propuestas de dudoso interés. Se lanzan algunos mensajes filocomunistas, se habla de expropiaciones, de nacionalización de la banca a la islandesa. Da continuamente la sensación de que hay mucho ruido y pocas nueces.

– Reclamaciones conservadoras: una casa, un trabajo asalariado, educación, sanidad. Idea de “jóvenes viejos” que más que cambiar el mundo quisiera que no se lo cambien, que nadie toque nada de lo que tuvieron sus padres. Ninguna propuesta en el sentido de apoyo a los emprendedores, pero si a favor del fuincionariado.

– Ausencia de reconocimiento de responsabilidad (los malos son los otros, los bancos, los políticos…)

Al fin he podido pagar mi hipoteca

¿Conclusiones? El tiempo lo dirá, pero parece haber saltado una chispa, el mensaje ha llegado a los medios y con ellos… a los políticos de partidos mayoritarios, que ahora hacen patéticos intentos por apuntarse a la fiesta, demostrando una vez más que no se enteran de nada. ¿Será suficiente, será esta la chispa adecuada? Sospecho que no, pero quien sabe. Al menos nos sentimos orgullosos de poder decir que aquel espléndido domingo de Mayo salimos a la calle, hicimos buenas fotos, aspiramos cierto aroma de reivindicación y conseguimos dejar de ser uno de tantos que de todo se quejan, a todos critican y a la hora de la verdad, sólo torean de salón.

Nos lanzan bombas

 * Fotografías de Daniel Sande y Grouchoo.

* Texto de P. Daniel Carrillo

Anuncios
  1. mayo 19, 2011 en 12:55 am

    Ha quedado claro cual es el mensaje, que la gente está harta de los políticos y de la corrupción. Las leyes y el tribunal constitucional es un mero juego político, un lavado de cara de lo que ellos llaman Democracia, cuando es bipartidismo. Lo que pienso que esto ha ido de los países Arabes e Islandia a España y acabará por volcarse a el resto de Europa. España está herido de tantas prohibiciones absurdas y nadie dimite de tantos errores.

  2. mayo 19, 2011 en 9:21 am

    Es interesante escuchar los análisis de los tertulianos. Vuelven a su lógica bidimensional, izquierdas y derechas, sociatas y peperos, a quién beneficia, mentes limitadas que no han cambiado de siglo. No se dan cuenta que esto viene a barrer todo ese ambiente carcomido.

  3. mayo 19, 2011 en 4:05 pm

    Yo no sé si este movimiento será el punto de inflexión de algo, pero sí me parece que hay demasiado miedo en el ambiente (ya no digamos en los tertulianos). No entiendo qué problema hay en que la gente se manifieste, en que señale con el dedo a quién no le representa (gobierno y oposición) y en que se diga en voz alta que no estamos contentos. Cuando sea partido político (si lo es) y pida la nacionalización de la banca la gente tendrá el derecho de votarlo o no, pero mientras es un movimiento con reivindicaciones que los partidos pueden o no canalizar y tomar como propias. Y cualquier reivindicación es buena y es lícita si se hace por los medios apropiados.
    A mí me da miedo el miedo que la gente está mostrando, señalando que se van a producir rupturas político sociales o que como sigan así no habrá elecciones el domingo. No se trata de romper la democracia sino de que se profundice en ella y no veo qué tiene de malo. Ni tampoco entiendo que porque el movimiento se extienda a una gran población ya deba catalogarse como nocivo y poco sabio: para lo que queremos somos muy populistas y para lo que no elitistas.
    Si el movimiento quiebra, que quebrará probablemente, que lo haga. Lo importante ya está hecho, y esta reivindicación de la escena pública y de la participación en la agenda pública sí que creo que no tiene marcha atrás.

  4. curioso
    mayo 20, 2011 en 12:35 am

    Es curioso que primero digas que los reunidos en Sol no tienen ideología y luego digas que hay ambiente filocomunista. Te falla el subsconsciente Dani. Tú también clasificas por “viejas ideologías”.
    Me gustaría que explicaras que otras aspiraciones pueden tener los, según tú, “jóvenes viejos” en el sistema capitalista en el que vivimos. No es legítimo pedir un hogar digno, un medio para ganarte el pan, una educación o una sanidad de calidad y gratuita. Simplemente pedir esas cosas es igual que pedir que no se desmonte el estado de bienestar con el que nacimos aunque a alguno por aquí prefiera lo contrario sin realmente admitirlo en público.

  5. mayo 20, 2011 en 11:51 am

    Jarttita: de acuerdo (y que falta hace ese análisis tranquilo). Es eso, eso eso: “no se trata de romper la democracia sino de que se profundice en ella”. Y ojalá esa participación en la agenda pública se convierta en realidad. Para muchas cosas sólo falta la voluntad (Por qué no una democracia participativa, con preguntas directas cada año que pudieran llevarse a referemdum en la red, igual que se presenta la declaración de hacienda)
    Curioso: ¡Que jodío el subconsciente, me ha vuelto a traicionar! Bromas aparte con lo del filocomunismo me refería a algunas propuestas concretas (nacionalización de la banca y expropación de las viviendas vacías).
    Sobre las aspiraciones de los “jóvenes viejos” diríase que es la primera vez que una revolución no busca un mundo mejor sino una vuelta al mundo que había antes. Esta encima de la mesa el tema de la consolidación del estado del bienestar, pero no parece estarlo el de las facilidades para emprender, para buscarse el pan por uno mismo. A mí me parece progresista reclamar que el Estado me toque las narices lo menos posible, y conservador reclamar que el Estado me facilite doctrina y pastillas.

  6. curioso
    mayo 21, 2011 en 10:48 am

    La próxima vez intentaré volver a leer el post porque me he confundido al ver los mismos títulos en ambos. Lo siento.
    Después del lapsus y encontrados los comentarios, vuelvo a escribir aquí lo que decía.
    No hablaré ni de conservadores ni de progresistas porque son etiquetas que aquí causan confusión. Me interesan más los problemas y sus respectivas soluciones.
    Dejemos las etiquetas de conservador, progresista o domador de circo y entremos más en el debate.
    Con respecto a la educación el estado no adoctrina. Son las personas las que lo hacen. Te adoctrinan los políticos, los profesores, los escritores, los periodistas, tus amigos, tus padres o tus abuelos. El estado es un ente abstracto que no te habla al oído y por ese motivo no hay que atacarlo.
    Si aun así sigues creyendo en un estado adoctrinador entonces me da la sensación que prefieres que un mileurista pague su educación adoctrinadora pero el problema es que ésta será mucho peor que el adoctrinamiento que siguirá un dosmileurista. Quieres una plutocracia?
    En relación con la sanidad el estado tampoco regala pastillas. Da un servicio básico en el estado de bienestar. ¿Prefieres dejar tu salud en manos de las aseguradoras? Primero contrata un seguro para tu coche o tu casa y luego me cuentas si quieres que negocien con tu salud. Si eres mileurista te pagarás una pastilla y si eres dosmileurista a lo mejor te la pagas entera. Dejemos los tratamientos “gratuitos” contra el cancer que la sanidad pública que poco nos gusta nos pueda dar.
    Con respecto a la “expropiación” de la banca me gustaría que repasaras las propuestas de DemocraciaRealYA (http://democraciarealya.es/?page_id=234). No he visto esa palabra por ningún sitio. Sí que dicen que los bancos en riesgo de quiebra no deben recibir fondos del estado y deben quebrar (cosa insostenible en el capitalismo) o nacionalizarse (en mi opinión una solución menos agresiva).
    ¿Opinas que es mejor inyectar dinero para salvar al mercado y luego éste te ahogue con la deuda pública que has creado para rescatarlo?

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: