Inicio > Música, Viajes > Bigotes, caballos y cantinas (XVIII) – Traicionaron a Camelia

Bigotes, caballos y cantinas (XVIII) – Traicionaron a Camelia

Nos contó que se dedicaba a formar periodistas para el trabajo en zonas de conflicto. Nos contó que vivía a caballo entre Serbia y Barcelona, que si no tienes algo muy importante que hacer es mejor que no pises Ciudad Juárez, que a un compañero catalán lo habían secuestrado y vendado los ojos y que llegó a mearse en los pantalones del miedo. También nos contó que tuvo suerte porque mientras los secuestradores lo paseaban en una furgoneta vieron Barcelona en el pasaporte y como los pinches pistoleros eran seguidores del Barça le pidieron perdón y lo soltaron. Nos paró por la calle al oírnos el acento y nos estrechó la mano con firmeza. Me pareció un tipo estupendo y ahora estoy aquí lamentándome de las historias que nos hemos perdido por no haberle pedido a tiempo una dirección de email. Esto no le hubiera pasado a Kiyoshi.

·············

Contrabando y traición  – Los Tigres del Norte (1)


Salieron de San Isidro procedentes de Tijuana,
traían las llantas del carro repletas de hierba mala.
Eran Emilio Varela y Camelia la Texana.

Pasaron por San Clemente, los paró la emigración,
les pidió sus documentos, les dijo: ¿de dónde son?
Ella era de San Antonio, una hembra de corazón.

Una hembra si quiere a un hombre por él puede dar la vida,
pero hay que tener cuidado si esa hembra se siente herida.
La traición y el contrabando son cosas incompartidas.

A Los Ángeles llegaron, a Hollywood se pasaron,
en un callejón oscuro las cuatro llantas cambiaron.
Ahí entregaron la hierba y ahí también les pagaron.

Emilio dice a Camelia: hoy te das por despedida,
con la parte que te toca tú puedes rehacer tu vida,
yo me voy pa San Francisco con la dueña de mi vida.

Sonaron siete balazos; Camelia a Emilio mataba,
la policía sólo halló una pistola tirada.
Del dinero y de Camelia nunca mas se supo nada.

(1) Cántese en un cantabar de Acapulco, sin camiseta, sin zapatos, encima de la barra y a dúo con el dueño del garito, que ha decidido sumarse a la fiesta.

·············

Otros capítulos de la serie Bigotes, caballos y cantinas:

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: