Inicio > Radio > Ración de Carrillada

Ración de Carrillada

Hace ya algún tiempo que los miembros del programa Cualquier Día, que se emite en la RUAH (Radio Universitaria de Alcalá de Henares) me propusieron una colaboración semanal en la que yo hablaría brevemente de lo que me apeteciera. Me pareció una buena oportunidad para debutar como columnista (en este caso radiofónico) y para reciclar los textos como entradas de este blog.

Hoy llevo ya 21 Raciones despachadas y tengo la intención de seguir cocinando para este programa semanal que se emite en directo los jueves a las 20h en el 107.4 de la FM y en el que cada vez me han ido involucrando más hasta llegar a ser colaborador habitual. Si echo la vista atrás me doy cuenta de que he encontrado unos amigos en esos tipos singulares que llevan varias temporadas sacando adelante el programa con mucha ilusión, dedicación, esfuerzo… y sin pedir nada a cambio. Pero todo tiene su recompensa: la satisfacción que sentimos después de un buen programa, el nervioso cosquilleo del directo, la adrenalina producida en esa hora de absoluta concentración. La radio (el estudio, la mesa de producción, los micrófonos) es un juguete maravilloso con el que nos han dejado jugar.

  • Todas las entregas de Ración de Carrillada emitidas hasta la fecha están en este podcast de iVoox.
  • En las próximas semanas se publicaran las columnas que faltan hasta ponernos al día. La última Ración de la temporada pasada seguía pendiente. Allá va:

http://www.ivoox.com/racion-carrillada-17_md_868193_1.mp3″ Ir a descargar

Trabajé de barrendero. Conducía un camioncillo por una carretera que se internaba en un monte de encinas. Me habían asegurado que por allí en ocasiones se veían jabalíes, corzos y algún águila. Pero yo lo único que vi fue decenas de amaneceres de rotunda belleza. Mientras triunfaba el sol me daba tiempo a llegar al pueblo, bajar del camión el cubo, la pala y el cepillo y comenzar a barrer. Barría papelajos, latas y envases de todo tipo, pero lo más sorprendente fue que sobre todo recogía cosas que habían estado vivas y ya no lo estaban: hojas, hojas, ramas y muchos más pajarillos muertos de los que podía haberme imaginado.

Anuncios
  1. noviembre 7, 2011 en 4:48 pm

    Escuchando esto se me viene a la mente tu libro, Memorias de un tiempo discreto. Espero que ahora que tienes mas tiempo nos deleites con la novela que planeas.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: