Interferencias…

“!Qué herramienta tan imprecisa es el lenguaje! Lenta, tosca, manipulable…”.
[Me resulta complicado escribir]
Esta mañana sentí fobia hacia la luz. La otrora temida oscuridad, pariente del frío y del misterio, temida siempre de un modo fantástico, visceral, primitivo; más, ahora no. En cierto sentido el ágora en la naturaleza es todo aquel espacio bañado por el sol; el hombre en sus afanes ha violado ese espacio construyendo ciudades y carreteras.
Esta mañana fue un poco como la mañana anterior [Hay dos “conceptos” elementales, diádicos y contrapuestos: frío-oscuridad/luz-calor. El frío siempre se opone al calor, pero no siempre a la oscuridad, y lo mismo ocurre con la luz respectivamente]
Esta mañana, como digo, sentí miedo hacia la luz, una luz que no tenía razón de ser (escribo ahora, a las 8am, y aún es de noche); dos cucarachas diminutas se paseaban por los muebles de la cocina. Tienen forma de bombilla, o de gotas de agua (hoy en día las bombillas tradicionales están cayendo en desuso por eso de que gastan mucho y duran poco), con un par de antenitas desproporcionadamente grandes. Bajo una lupa las patitas muestran desproporción entre sí y la característica similitud con las extremidades de los cangrejos o los langostinos. Las antenas parecen como compuestas por módulos cuasi-triangulares montados en serie. Una sábana tendida se deja ver ondeando a través de la ventana entreabierta, y observo una gota de miel descolgándose del interior de su envase. [ya sé que es una mera proyección] Me rodea un ambiente fantasmal.
Me resulta complicado escribir por escepticismo y descreimiento, por el ‘para qué’ imbuido generacionalmente y por el orgullo de las cosas bien hechas, aunque para esto último sólo disponga -a priori- de mi criterio y mi soledad. No busco la originalidad, entre otras razones porque escribo, sobretodo, para mí; recurro a la escritura para pensar, y cuando pienso recurro, obviamente, al recuerdo y a los enlaces de ideas, si de ahí surge algo nuevo (o eso le parece al lector) puedo asegurar que es pura coincidencia.

Anuncios
  1. enero 10, 2012 en 3:49 pm

    ¿Abel dónde está el texto Decidme Por Favos?… con lo maravilloso que era:

    “Y lo malo, lo angustioso, lo tremebundo, lo sórdido… todo ese sin-ser; t-o-d-o–l-o–q-u-e–y-a–s-a-b-e-m-o-s: la tostada que se quema, las nauseas, la discusión de “enamorados”, la eterna pregunta, el frío, el hambre, el miedo, el tedio. ¿No va siendo hora de despejar incógnitas? Dejad de llorar y apretad los dientes.”

    Eres una especie de ser brillante que deja luces en la sombra, pon todas a lucirse al sol que queremos ver luz poderosa.

  2. abelms85
    enero 10, 2012 en 6:33 pm

    Carlos, esa entrada la borré en un arranque de inconformismo… la he recuperado a petición tuya y también por recuperar algo de ese espíritu que tiene el papel y que hoy en día cada vez tienen menos cosas: la permanencia, la materialidad, el con-tacto. Gracias por tu petición y muchas gracias por los cumplidos. 😉

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: