Inicio > Improperios, Poesía > Decidme por favor…

Decidme por favor…

Esta noche quiero creer en los hombres, creer; esta noche necesito escupirle a Rubén Darío, gritar ¡yo! en respuesta a la pregunta. Decidme que es posible.

Decidme que esta noche diremos aquello de: “porque sueño, yo no lo estoy“. ¿Acaso es tan difícil que hoy, esta noche, avancemos? Intentemos ser hombres. ¿Quizá esta noche nos iremos un poco más tarde a la cama para recordar nuestros defectos, escribir un post? ¿Quizá esta noche repasemos la belleza de un rostro, recordemos la voz de Freddie, el sabor del agua? Esta noche nos esforzaremos por sonreír, porque la alegría es contagiosa y la tristeza también. L., tienes enamorados a los lobos, R., somos elipsis, somos distorsión, somos contacto. K., viejo amigo.

Y lo malo, lo angustioso, lo tremebundo, lo sórdido… todo ese sin-ser; t-o-d-o–l-o–q-u-e–y-a–s-a-b-e-m-o-s: la tostada que se quema, las nauseas, la discusión de “enamorados”, la eterna pregunta, el frío, el hambre, el miedo, el tedio. ¿No va siendo hora de despejar incógnitas? Dejad de llorar y apretad los dientes.

Sí… esto es patético. El mesianismo, el “busquemos el camino”, “qué alegría cuando me dijeron”. Ya sé que a nadie le importa si a los demás les dan por culo, si estamos solos en el universo, la pregunta por el Ser. Es asqueroso, repugnante, vomitivo. ¿Qué clase de gilipollas ha escrito todo esto? La verdad… todos lo sabemos todo muy bien, demasiado bien; “el cielo es azul, el agua moja y las mujeres tienen secretos”. ¿Quién diablos leerá el segundo párrafo? Pues ¿no hay demasiados problemas, demasiados problemas, demasiados problemas? El cielo es azul y el agua moja, los estudiantes no estudian, ‘Jey Low’ está en el Top Ten (¡está buena tío!), la Guerra de Irak, la ley Sinde, los Presupuestos Generales del Estado, el PIB, el IBI, el BOE, el Ibex… ¡AY DIOS MÍO!¡AY!¡AY!¡AY!

Por todo esto, y mucho más (el rechinar de uñas contra dientes, las porciones frías, la madera polvorienta), mucho más (tu piel en aquella fotografía, tú, tú, tú…). ¿Por qué no vivir para siempre? ¿Por qué no luchar (contra la muerte)? Ya sabéis, la putrefacción, calavera; los líquidos pardos, espesos, que brotan de la boca y las orejas. YO QUIERO VIVIR PARA SIEMPRE!!! ¿Y qué es lo que tengo? Una vida finita, hombres quejándose, mujeres quejándose, todos sin hacer nada. Y yo sé por qué. JODER!! YO SÉ POR QUÉ, JODER!!

Porque, sencillamente, si os digo: “Dichoso el árbol que es apenas sensitivo…”

Miráis, sin ver. Porque estáis llenos de aire y no sentís, no sentís, no sentís.

Porque mañana madrugo, y escribo toda esta gilipollez, tarde, como siempre, para decir “C-Q C-Q, Alfa-Bravo-Echo-Lima-Eight-Five, C-Q C-Q”, y sólo oigo, como respuesta, interferencias lejanas y sonrisas tristes.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: