Archivo

Archive for the ‘Poesía’ Category

Hoy en mitad de la noche

Fotografía de Jaime Moraleda

Hoy en mitad de la noche
se ha despertado la niña.
La he tomado entre mis brazos,
tratando estoy de dormirla.
Mientras tanto voy pensando
en otra cosa distinta;
la mente va hacia una casa
que se aleja de mi vida.

Es una casa muy grande,
mucho recuerdo ha guardado.
Si cierro fuerte los ojos
veo cosas del pasado:
estoy allí de repente,
mi abuelo me está enseñando
cómo se pela una fruta,
cómo hacer sopas de ajo,
cómo cepillar madera,
cómo fabricar un carro,
cómo se afila un cuchillo,
cómo se pinta otro cuadro.

Vuelo al salón con mi mente,
hasta el sofá estoy llegando
y veo a la Yaya tumbada
mirando Doctor Zhivago.
Años atrás le habría dicho
con Nazaret de la mano:
¡danos, Yaya, un beso grande
que nos lo hemos ganado!
Y años después otra cosa
decirle, Yaya, podría:
Cuenta conmigo mañana
que me apunto a la comida,
ponme las setas de siempre,
la costrada es cosa mía.

Es una casa muy grande
o eso a mí me parecía
cuando siendo tan pequeño
sus pasillos recorría.
Tiene un salón gigantesco.
¡Cómo de grande será
si caben cien cumpleaños,
mil visitas, Navidad,
los mejores campanadas
que nunca podré soñar!
[Salimos a la terraza:
el cielo está iluminado
de fuegos artificiales
uno tras otro estallando]

Tiene un pasillo muy largo;
hacia el fondo, a la derecha,
hay un taller de artesano,
huele a serrín y a madera.
Y hay otro cuarto allí al lado
y en el centro hay una mesa:
Píntame aquí un futbolista,
dibújame una princesa.
Desde la pared os mira
un niño sin camiseta.

Y entonces me pongo triste,
recuerdo lo que ha pasado,
la casa ya no es la misma,
la casa se ha vaciado.
Pronto no iré más a verla.
Me tengo que ir olvidando
de bajar los siete pisos
junto a Javier de la mano.

No son buenos, cuando llegan,
estos negros pensamientos,
¿nos queda grande la casa,
nos queda grande el ejemplo?
Me hubiera gustado ser
otro más digno heredero
Ciertas noches el silencio
hiere y yo por dentro temo
no haber estado a la altura,
no haber tomado el relevo.

¿De qué tristes pensamientos
estás intentando hablar?
Sufro por todas las piedras
que no he sabido enterrar
y por ese último abrigo
que nunca podré llevar.
Por no haber llamado antes,
por haber llegado tarde,
por no haber ido ese día
a la salida de misa
a acompañar al abuelo
hacia su último vuelo.

Lanza un suspiro la niña
que rasga dulce el silencio;
a punto está de caer
en brazos del dios Morfeo.
Ahora mismo hacia la cuna
te lleva papá, mi cielo,
duerme tranquila, mi vida,
será tan sólo un momento.

Tengo que estar a la altura.
Tengo que ser un buen nieto.
Tengo que pensar en algo,
algo que salga de adentro,
algo que conjure y venza
al temor y al sufrimiento.
¿Y si encarcelo ese miedo
con los barrotes del verso?

Podría tejer un poema,
podría encontrar las palabras,
podría ordenar a mi antojo
los recuerdos en la casa,
mezclar edades y escenas,
como en sueños visitarla,
imaginar que están vivos
los abuelos y nos hablan.
Y así escribir, por ejemplo,
que voy contigo a la casa,
subimos los siete pisos,
tras la puerta acorazada
ya está el abuelo diciendo
pasa, Carmencita, pasa,
voy a enseñarte un besugo,
dibujaremos un mapa,
repasaremos las cuentas
calculando con naranjas.
Mientras el atardecer
se ve desde mi terraza
te contaré un viejo cuento,
si la mente no me falla:
Dijole el trigo al centeno:
cañas vanas, cañas vanas.
Al ajedrez jugaremos
y, antes de irte, la Yaya,
se acercará hasta el cajón,
y volverá con la paga.

Y de repente en la noche
ya solo queda el silencio.
La niña sonríe dormida
con el más plácido sueño.
Yo siento como respira
y ya me pongo contento.
Después la dejo en la cuna,
le doy un beso y me duermo.

Categorías: Nosotros, Poesía

Tu mano y la mía

De tu padre que siempre te querrá, a 24 de septiembre del 2021. A dos años de conocerte:

Perdí vuelos viajando por países desconocidos hasta encontrarte, perdí noches de insomnio hasta imaginarte, pierdo madrugadas de descanso para tranquilizarte. Y es que Leonardo, me pierdo todo el tiempo con tu sonrisa que me lleva a paisajes andinos. No sé cómo agradecerte pero hiciste de dos chispas una obra de arte. 

En mi vida y quizás sin saberlo en la de otros fue tu presencia un punto y aparte. Imposible desde que nos conocimos no amarte, imposible no creer en la magia, imposible que no me entre nostalgia, imposible mientras ríes no fotografiarte, imposible no verme en el espejo al observarte, mil besos son los que te daría en ese instante, y es que es tan fácil abrir mi corazón hasta abrazarte.  

Eres en mi vida el mejor verso, mi universo, mi arquitecto; eres mi infancia y mi juventud, mi pasado y mi presente, mi inicio y quizás mi final; amigo, ojalá el de mis enemigos, ¿quién sabe lo que el destino nos deparará?, ¿quién sabe si tu mundo y el mío provienen del mismo lugar?, ¿quién sabe si contigo conversar será escuchar a un hombre genial? 

Que el mundo es algo vacío sin ti, tú mano y la mía están unidas por el árbol de la vida, ¿cuantos caminos te llevarán a comprender que todos tienen el mismo destino?, ¿quién puede negar que eres un milagro divino?

Indice de poesías del Dudas.

Filtros de colores

Captura de pantalla 2018-06-13 a la(s) 15.41.27.png

No derrumbes mis paredes
mientras descubro como se hacen llamas a mi alrededor,
no te mientas cuando buscas la salvación
mis desgastados huesos acabarán pudriéndose en un cajón
mis mejores versos serán sombras de fantasmas bailando más allá de Orión
mi alma de niño está en combustión
mis pies aún sueñan con andar por la Roma de Cicerón
viajaré por la India, Nepal y quien sabe si encontraré Mi Paraíso interior
sin salir de mi habitación.
[…]
Te ruego que cuando muera no me digas perdón
sino hemos hecho las paces ni el amor
no llores y abraces a unas lágrimas negras de dolor.
No hagas polvo tu interior
mientras sueñas con ser tu mejor versión,
es tan fugaz la emoción
Tan infantil creer en Dios
que la vida merece la pena vivir sin condición,

mi alma se transformará en un león

Indice de poesías del Dudas.

Categorías: Grouchoo, Poesía, Uncategorized

Salto de la rana

Desayuné  con el Cordobés

mientras hacíamos el salto de rana

y reíamos a carcajadas.

Me perdí una noche en Guadalajara con el coche inundado,

mientras sacaba medio cuerpo por la ventana

y decidíamos irnos a Cádiz.

Gané mi juventud con un gol en los bancos de mi barrio

recuerdo que me desnudaba en mitad del polvo

y gritaba mi madre desde la terraza

mientras marcaba desde el árbol cortado

y acabábamos abrazados.

Nunca sabré lo bueno que pude llegar ser

mis mejores recuerdos son subidos al muro de Forjas al atardecer:

asalté los bar(n)cos llenos de esclavos

mientras comía un helado

y paseaba lleno de heridas en el costado.

Todo esto,

mientras bajaba desde las montañas del Sur de tu cintura

mientras sudaba(mos) bajo la luna

mientras estudiaba el abismo de la locura

donde se llena de tinta un corazón llamado literatura.

«descubrí que mi amor no tenía cura».

Fotografié los esqueletos más vivos del metro de Vallecas

salí con mi cámara  a recorrer los prados hechos cementerios

fotografié el entierro de mis abuelos

expuse mis emociones en salas vacías de gloria.

Y es que,

en mi otra vida fui minero en Almadén

fui hortelano con boina y un Ducados.

fui un animal que leía a Whitman en los prados

fue Robert Cappa enamorado en la Guerra Civil Española

fui un fugitivo en Siberia que le gustaban los dados.

Renací del fuego detrás de las cortinas

donde los muertos no mueren con dinamita

a veces, se levantan de mis ruinas

para morir

para vivir

para buscarme un porvenir,

vengo enseñando la mentira de la economía

mientras unos ganan otros ven dudas

mientras unos sueñan otros tienen pesadillas

donde unos viven en las alturas

otros malviven en las tuberías.

Floté por el universo,

mientras me transportaban aquellos vientos

me tranquilizó escribir estos dañados versos

mientras pensaba como enamorarte

encontré un planeta para aMarte.

Indice de poesías del Dudas.

11850716_10154196414025021_4477086832686740500_o

Mi abuela Isidora y mi abuelo Pepe y mi tía Mari en su comunión

 

Categorías: DUDAS, Grouchoo, Poesía

Extremoduro

yo+minoria+absoluta

Se cumplen ya 30 años desde la formación de Extremoduro, pero yo me pongo a escuchar su primer disco Rock Transgresivo y me suena más fresco, peleón y rupturista que todo lo de ahora.

Me siguen sorprendiendo la voz de Robe Iniesta y esas letras de poesía pura: un verso de lirismo exquisito y, en el siguiente, la mayor burrada. Me sigo preguntando cómo es que uno de los grupos más escuchados y longevos del Reino de España no haya tenido nunca buena promoción ni apoyo mediático. Y quizá es mejor así, que siga habiendo una cultura popular y masiva que no necesite salir en las radiofórmulas ni en los magazines dominicales.

Aunque una vez alcanzaron la popularidad. Fue cuando sacaron un disco con nombre de rey visigodo y colaron una canción en la peli de El Dia de la Bestia. Por aquel entonces yo ni siquiera había llegado a la edad de salir, beber, y el rollo de siempre, pero estaba deslumbrado porque acaba de aprender que había gente que cantaba y escribía como yo no hubiera pensado que fuera posible hacerlo.

Más tarde Extremoduro siguió ampliando su legado con discos como sinfonías, conciertos multitudinarios y una estética de impacto. En la portada del disco Yo, minoría absoluta aparece el vocalista caracterizado como Cristo. Me gusta mucho esa imagen porque representa el dolor de todos los artistas puros, los mesías que sufren por nosotros cantando una verdad profunda que no podemos sentir o no sabemos decir o no nos atrevemos a gritar porque no hemos llegado a ser lo que siempre me pareció que era el Robe: un hombre desesperadamente libre.

Ir a descargar

Publicado originalmente como columna radiofónica en el programa Cualquier Día de RUAH – Radio Universitaria de Alcalá de Henares ruah.es.

La saeta de Serrat (y de Machado y de Semana Santa)

La pasada Semana Santa me propuse investigar la historia de la marcha de La Saeta, que hoy en día es quizá la composición más reconocible entre las que tocan las bandas de música en las procesiones.

Con letra de Antonio Machado y música de Joan Manuel Serrat, esta canción es una de mis favoritas. Supongo que todos nos sentimos especialmente conmovidos por ciertas canciones, pero ¿por qué será que hay algunas que le tocan la fibra sensible a una mayoría de personas?

 

  •  La letra de ésta canción es un poema de Antonio Machado que aparece en Campos de Castilla (1912), y lleva por título «La Saeta».

¿Quién me presta una escalera
para subir al madero,
para quitarle los clavos
a Jesús el Nazareno?
Saeta popular

¡Oh, la saeta, el cantar
al Cristo de los gitanos,
siempre con sangre en las manos,
siempre por desenclavar!

¡Cantar del pueblo andaluz,
que todas las primaveras
anda pidiendo escaleras
para subir a la cruz!

¡Cantar de la tierra mía,
que echa flores
al Jesús de la agonía,
y es la fe de mis mayores!

¡Oh, no eres tú mi cantar!
¡No puedo cantar, ni quiero
a ese Jesús del madero,
sino al que anduvo en el mar!

 

  • Aparece por primera vez en el disco Dedicado a Antonio Machado, poeta, que es el quinto álbum (LP) de Joan Manuel Serrat y fue editado en 1969 por la compañía discográfica Zafiro/Novola. En este disco, los arreglos y dirección de orquesta son de Ricard Miralles, que es la mano derecha de Serrat, su pianista y hombre de confianza, quien ha intervenido como arreglista en casi todos sus trabajos. Por tanto, si bien los temas son originales de Serrat, podemos atrevernos a conceder cierta autoría de la música de La Saeta a Miralles.

 

  • La estructura de los cuartetos primero, segundo y cuarto es a-b-b-a, mientras que la del tercero es a-b-a-b. Por tanto ninguna de las estrofas tiene estructura de saeta, puesto que esta es a-b-c-b (como se aprecia en la saeta popular que abre el poema).

 

  • La canción de Serrat no está pensada para tocarse en Semana Santa. Parece ser que la primera adaptación como marcha procesional la realizó la Agrupación Musical Santísimo Cristo de la Buena Muerte de Ayamonte (Huelva) en 1983 bajo el titulo «La Saeta del Madero». La extinta banda sevillana de cornetas y tambores Virgen de las Angustias sacó una segunda versión de «La Saeta» que fue registrada en un disco editado por Pasarela en 1986. Esta versión, que finalmente llegó a las procesiones de Sevilla, tendría como compositor a Antonio Velasco Rodríguez y sería de corte clásico: una introducción de cornetas, una melodía (en este caso la parte central de la canción) y al final de nuevo la introducción. En la Cuaresma de 1988, con ocasión del 50 aniversario de la Agrupación Musical Nuestro Padre Jesús Despojado de sus vestiduras (actual A. M. Virgen de los Reyes), en la hermandad de los Gitanos de Sevilla, se realiza una procesión extraordinaria para la cual se estrena una nueva versión, arreglada por Antonio Amodeo y promovida por Juan Ramírez. La marcha apareció en el LP que la citada agrupación publicó a principios de 1989. A partir de ese momento “La Saeta” alcanzará gran popularidad como marcha procesional, y es actualmente una de las marchas más tocadas en toda Andalucía.

 

  • Al parecer es falsa la creencia de que la mención «al Cristo de los Gitanos» vincule el poema con la Hermandad de los Gitanos de Sevilla, la de Granada o el Cristo del Cachorro. El Cristo que menciona Machado es solo una generalización ante el folclorismo asociado al pueblo gitano, que profesa una devoción exaltada hacia las imágenes, siendo las saetas el vínculo entre la Semana Santa y el flamenco.

 

  • La gran paradoja de esta canción es que su letra es claramente anticofrade es sus últimos versos:

¡Oh, no eres tú mi cantar!
¡No puedo cantar, ni quiero
a ese Jesús del madero,
sino al que anduvo en el mar!

 

  • Agradezco a los siguientes sitios la valiosa información que ofrecen:

Patrimonio Musical
Luis García Gil
Agrupación Musical Nuestro Padre Jesús de la Vera Cruz
Música y poesía

 

  • Joan Manuel Serrat interpretando La Saeta en 1974:

 

 

  • 1988, Agrupación Musical Nuestro Padre Jesús Despojado de sus vestiduras. En el minuto 5:26 es el momento exacto en el que se estrenó La Saeta en las procesiones de Sevilla:

 

  • Lolita incluyó una versión del tema en el LP Amor, amor (1975):

 

 

  • En 2008 apareció el disco Reencuentro, hecho con temas inéditos de Camarón de La Isla. Uno de ellos era La saeta (a dúo con Joan Manuel Serrat) con la colaboración especial de Jarcha:

  • Rocío Jurado inauguró el Auditorio de la Isla de la Cartuja en 1991. La Saeta estuvo en el repertorio:

 

En torno al recuerdo – dedicatoria de un libro para Daniel

abril 2, 2016 3 comentarios

«(…) La flor más humilde, al florecer puede inspirarme ideas que, a menudo, se muestran demasiado profundas para las lágrimas«. Ode to inmortality – W. Wordsworth

Si acaso es cierto que aquellos que ignoren la historia estarán condenados a repetirla entonces solo aquél que retorne a los principios podrá perfeccionar su presente.

Por norma general aquellos que buscan reticentes esa perfección son seres melancólicos. Quizá porque en su ánimo por conocer saben de su finitud temporal y de su condición falible. Quizá por esa perpetua nostalgia que siempre apunta a lo que pudo ser y no fue.

Esta amarga regresión suele llevar implícita un compromiso con la belleza [que será siempre una forma de tiranía], y también descubrir que estuvimos equivocados (que supone siempre un cierto humillarse). Aunque el melancólico se recrea (voluptuosamente) en su propia tristeza, también la transforma en motivo de inspiración, en expiación de sus pecados y en fuente de lucidez… consciente de que, tarde o temprano, habrá de volver a la realidad mostrenca, a la rutina de Sísifo.

Esa falsa realidad representa un devenir (rei) indeleble, aburrido, desdeñable. Y el Recuerdo una stasis, un momento de calma. Esa falsedad que debe acatar le enseña que la sabiduría humana es digna de poco o nada, que el arte es difícil, que la vida es breve y que el mayor logro del conocimiento humano es reconocer la propia ignorancia.

Categorías: Filosofía, Poesía

No te consumas

Collage de cinco fotos, Grouchoo.

Collage de cinco fotos, Grouchoo.

Si estás en llamas no te consumas si nadie te comprende no dejes de rugir. Si estás moviéndote contra el viento no te detengas si tu eres puro y el resto mezcla no te deprimas. … Eres un poema sin escribir ese oxígeno que me falta en las altas montañas esa brisa que alegra el sol de cada mañana esa la luz que ilumina mis entrañas. … Algún día te nombrarán en el silencio como torero sin coleta como música sin eco como tacones que intentan pisar el cielo porque eres esa voz de los viejos flamencos. … Depresión, dolor, miedo, llanto vuela libre como cometa vuela alto más allá de las estrellas que nadie te detenga que tu eres como las noches más bellas.

Grouchoo, 21 de julio del 2015

Indice de poesías del Dudas.

Categorías: Grouchoo, Poesía, Uncategorized

NY (1=ONE)

EL OJO DE DIOS

Los Beatles siguen siendo mi religión

Borges dio a mi ceguera emoción

Neruda predijo el ritmo de mi corazón

Nash fue el que tomó mi decisión

de vivir en Ecuador,

de fotografiar Nueva York,

de maldecir al ojo de Dios

de subir por un húmedo ascensor.

Keynes fue parte de mi educación

sobre la teoría del valor

que es mejor tener pasión

que ser un gris bufón

de negro corazón,

que en la economía no existe la razón.

sino un ataque de cuervos haciendo el amor

El beso, de 'Life' de Alfred Eisenstaedt, el día de la rendición de Japón. El fotografiado era el marinero que aparecía con la enfermera en la plaza de Times Square el 14 de agosto de 1945.

El beso, de ‘Life’ de Alfred Eisenstaedt, el día de la rendición de Japón. El fotografiado era el marinero que aparecía con la enfermera en la plaza de Times Square el 14 de agosto de 1945.

Grouchoo, 21 de diciembre del 2014.

Indice de poesías del Dudas.

Mitomanía (3)

Apila todas tus mentiras
y hazte un púlpito,
desde el que predicar
con superioridad fingida.
Cántalas una y otra vez,
como una nana
para dormir tu conciencia.
Miéntete a ti mismo
mejor que a los demás.
Haz de tú palabra falsa
las nuevas escrituras,
creelas y mata por ellas
aunque no sea necesario.
Se el héroe de tu cuento,
mata dragones inventados.
Entonces, cuando tú castillo
de cartas de amor plagidas,
se desmorone sobre ti
y te claven con la verdad
a una cruz hecha de opiniones.
Podrás morir por verdades ajenas,
no serás nunca más un niño,
serás al fin un hombre.

De Orgía de Lemmings

Similar a Mitos estatuas de barro del Libro Dudas e Indice de poesías del Dudas.

Categorías: Filosofía, Poesía