Archivo

Posts Tagged ‘arte’

134. Nueva York desde el cielo

Panorámica de Manhattan desde el Empire State, Nueva York. 26 del 12 del 2015

Panorámica de Manhattan desde el Empire State, Nueva York. 26 del 12 del 2015

Aquí está, sí eso.

Aquí está, sí eso. Nueva York. 21 del 12 del 2015

Manhattan desde el Empire State, Nueva York. 26 del 12 del 2015

Manhattan desde el Empire State, Nueva York. 26 del 12 del 2015

Manhattan desde el Empire State, Nueva York. 26 del 12 del 2015

Manhattan monocromático desde el Empire State, Nueva York. 26 del 12 del 2015

Manhattan desde el Empire State, Nueva York. 26 del 12 del 2015

Scalextric en Manhattan desde el Empire State, Nueva York. 26 del 12 del 2015

Manhattan desde el Empire State, Nueva York. 26 del 12 del 2015

Centrándose en Manhattan desde el Empire State, Nueva York. 26 del 12 del 2015

Manhattan desde el Empire State, Nueva York. 26 del 12 del 2015

Manhattan desde el Empire State, Nueva York. 26 del 12 del 2015

Edificio Chrysler desde el Empire State, Nueva York. 26 del 12 del 2015

Edificio Chrysler desde el Empire State, Nueva York. 26 del 12 del 2015

Manhattan desde el Empire State, Nueva York. 26 del 12 del 2015

Colores en Manhattan desde el Empire State, Nueva York. 26 del 12 del 2015

Manhattan desde el Empire State, Nueva York. 26 del 12 del 2015

Manhattan desde el Empire State, Nueva York. 26 del 12 del 2015

Manhattan desde el Empire State, Nueva York. 26 del 12 del 2015

Manhattan desde el Empire State, Nueva York. 26 del 12 del 2015

Fotos dedicadas a mi amigo Javier Cañones

Las cosas bien hechas

noviembre 10, 2013 3 comentarios

Con Antonio Gordillo y su obra ‘Jesús de la Paz y la Serenidad’ en Calzada de Valdunciel (Salamanca) – Domingo de Ramos, 2013

Creo que las ideas le suelen llegar mientras fuma en la terraza, siempre sin tragarse el humo, después de comer o de cenar. También creo que no se pone a ello de inmediato, sino que va madurando unos cuántos proyectos simultáneamente en su cabeza, eligiendo materiales y formas, diseñando la obra durante sucesivos paseos. En algún momento del proceso hace, con bolígrafo BIC negro, al menos un dibujo previo que rondará por el taller cuando el proyecto pase a producción. Como materiales prefiere maderas de árboles que haya conocido vivos y piedra de su pueblo natal, aunque también utiliza metal, pintura, químicos y herramientas que necesariamente consigue de proveedores externos. Alguna vez le hemos ayudado a serrar o cepillar madera, mezclar los óleos o corregir textos, pero a la hora de verdad se queda él solo, trabajando sin prisa en una sola tarea en la que pone los cinco sentidos, porque es esa la única manera de hacer bien las cosas. Aunque no tiene la exigencia de terminar en una fecha concreta, lo cierto es que no retrasa el proyecto en el que esté implicado más allá de algunas semanas. Al terminar la jornada limpia, barre y ordena, dejando el puesto de trabajo a punto para el próximo día. Cuando la maqueta, talla, mueble, cuadro, réplica o relato quede finalizado, mi abuelo comenzará una campaña de marketing que no busca vender, sino tan sólo una palabra de aprobación, un comentario y el disfrute de los familiares y amigos.

Bien mirado, podría escribirse un libro sobre gestión exitosa de proyectos, estímulo de la creatividad, planificación empresarial y productividad personal tomando como base la forma de trabajar de mi abuelo Antonio. Y ese libro con justicia podría titularse Las cosas bien hechas.

Ir a descargar

Publicado originalmente como columna radiofónica en el programa Cualquier Día de RUAH – Radio Universitaria de Alcalá de Henares ruah.es.

Owain Phyfe

febrero 12, 2012 5 comentarios

Quería compartir con vosotros un artista que, nada más verlo, me hizo pensar: «¿cómo es posible que existiera este tío y no supiera nada de él?». El titular de esta entrada es vocalista, músico, compositor y fundador de Nightwatch Recording, cuya dedicación se centra en la música renacentista y medieval. Dejando al margen la importancia y trascendencia del Folklore, o el interés que pueda suscitar entre vosotros, es imposible no destacar la belleza de su voz y su imagen, que recuerda aquella expresión de Nietzsche: «la madurez del hombre consiste en volver a la seriedad con la que juegan los niños». Este humilde hombrecillo de sombrero campestre y barba gris es la representación viva de esa idea. Disfrutadlo.

Categorías: Arte, Folklore, Poesía Etiquetas: , ,

Esto empezó con Max Zorn

enero 12, 2012 3 comentarios

Hace unos días ví unas imágenes de un tal Max Zorn, Holandés, producidas a base de capas de cinta adhesiva de embalar y un escalpelo. Este tipo de arte me encanta, os dejo el vídeo y unos cuantos links que voy a buscar un poco hurgando en el recuerdo. Disfrutadlo.

Página web de Max Zorn (link)

OTROS ARTISTAS:

 

Kseniya Simonova
En fin, hay muchos más, un pequeño detalle a tener en cuenta es, que salvo en el caso de Max Z. los demás fabrican imágenes con unos materiales tremendamente efímeros. Esto me recuerda a los mandalas que fabrican en el tibet con arena, destinados a la destrucción como practica del desapego.
¿No resulta sobrecogedor dedicarle tanto tiempo a algo que no va persistir? ¿No recuerda en cierto modo a las fallas de Valencia? Recuerda también a los simpáticos ataúdes que fabrican en Ghana.
Os animo a que nos dejéis ejemplos de este tipo de arte.

2. Arte Moderno por Grouchoo

marzo 15, 2010 Deja un comentario


ÍNDICE DEL LIBRO DUDAS

Fotografía del facebook de Santi Paton en pARÍS

Fotografía del facebook de Santi Paton en pARÍS

El Arte Moderno es creado a finales del siglo XIX por una serie de locos e intrépidos artistas que querían romper con el historicismo académico pasado para empezar a crear en un ambiente de líneas asimétricas y figuras ornamentales parecidas a las ya hechas en el Barroco. Su objetiva provocación inquietaba y sorprendía al arte tradicional conformista, por su referencia a lo absurdo e insólita extravagancia. Era una búsqueda por el camino de la experimentación colisionando en cada curva con la paradoja del perfeccionamiento (posteriormente influenciarían a los locos Surrealistas del s. XX).

Nunca relacioné el Arte Moderno con Gaudí y su inacabada Sagrada Familia, Tiffany (vidrio, cerámicas y joyas), Victor Horta (arquitectura), y su gran representante Henry Van de Velde (decoración y artes aplicadas). Siempre lo identifiqué con el arte actual que mis inmaculados ojos devolvían sin pestañear el dorado que mostraban los poemas Rubén Darío, el esperpento de Valle Inclán y la literatura casi perfecta del nóbel Juan Ramón Jiménez.

Un inculto del Arte el que escribe estas líneas, ya que no acabo de  comprender por qué el Arte Moderno es entendido por la mayoría del público como un puzzle incomprensible de formas extravagantes. Quizá sea porque cada día se muestra más como  ideas  transformadas en arquitecturas imposibles, libros sin historias pero llenos de metáforas, grandes cuadros sin dibujos, moda que no se ve en la calle, vidas estrambóticas reconocidas «post mortem», etc.

Cuando fui al Museo de Arte Contemporáneo Conde Duque de Madrid, comprendí que el artista es un ser inconformista que realiza una búsqueda antrópica, llevada a un camino personal guiado por la influencia de otros locos. En un principio suele ocurrir que el artista intenta romper con su propia generación, muchas veces ni el mismo comprende lo que quiere expresar y esto puede llevarle a ser abofeteado. Pero las posteriores generaciones acabarán entendiéndole e incluso imitándolo para llegar a crear una generación propia cargada de ideas renovadoras. Volviéndose a guiar por una espiral perfecta, la idea pasada, la ola hecha psunami, el artista tirándose al vacío.

Como casi todos los que no estudiamos Arte, sentimos parte de esta generación como la crisis de la racionalización anterior y una falta de naturalismo investigador, rellenando un vacío que la generación pasada no supo plasmar. Sin embargo hay tenemos al enigmático grafitero estécil Banksy, sobrado de naturalismo, investigador de la provocación, mandando mensajes al mundo, reventando las conciencias, adornando las calles de arte gratuito, intentando colgar sus obras sin permiso en las paredes del Tate de Londres, en el MOMA de  Nueva York o en el Bristish Museum.

Para acabar voy a contar una anécdota, hace poco visité una exposición de Photoespaña y según me explicó una galerista lo importante es hacer algo que nadie haya hecho (muestras de excrementos, cuerpos de personas muertas, pasarelas con perros, leones y tigres) no algo bueno. Ahora si es bueno y no se ha hecho es algo más. Al final supe que se refería a lo de siempre, «dinero» (especulacion, evasión de impuestos, subastas, fundaciones) y quizá luego Arte.


Este texto fue originalmente publicado en el libro DUDAS (2006).

2. Arte Moderdo por Pedro Daniel Carrillo.

2. Arte Moderno por P. Daniel Carrillo

marzo 13, 2010 8 comentarios

ÍNDICE DEL LIBRO DUDAS

Crecí rodeado de cuadros hechos a partir de fotos, de libros con estampas de Tiziano y de retratos con intención realista. Fui educado en el desprecio al arte abstracto, al arte moderno, al arte contemporáneo. En la habitación de mis juegos solía haber un caballete con una obra a medio hacer, una tabla con el óleo aún fresco impregnando el aire del olor de la pintura. Y en mis primeros recuerdos guarda un lugar preferente el arcoiris en la paleta del pintor, la sensación fluyente de la mezcla de pintura y agua que se escapa entre los dedos cuando lavas los pinceles.

arcimboldo14-flora.JPGDespués fuimos alMuseo del Prado y creo que un cuadro nos dejó paralizados al pintor y a mí. Estaba al fondo de la sala, perfectamente iluminado, y rodeado de obras maestras. Era sencillamente perfecto. Era inmejorable y fascinante en mis ojos de niño, que ya lo habían visto antes, claro, pero en las reproducciones no tenía ese brillo.

Aprendí después mis trucos de autodidacta y comencé a dudar. Había escenas de El Bosco, retratos de Giusseppe Arcimboldo que reflejaban un aire más moderno que muchas obras del siglo vigente. Y con el pasar de la historia un tal Turner había conseguido meter la realidad en el lienzo sin dibujar los perfiles. Y luego todos esos franceses jugando con la luz, priorizando la impresión… era todo tan fiel a los estados de ánimo que no había porqué rechazarlo. sorollabalandrito01.jpgCuando llegué al vértigo de Munch ya estaba completamente convencido de que el camino hacia la abstracción no era necesariamente la decadencia del arte. Ahí estaban esos cuadros de Sorolla donde los niños salían, como yo, sin camiseta. El arte se había intelectualizado y era muy difícil seguirle la pista durante el siglo XX sin voluntad de emprender un acercamiento culturizado. Pero siempre encuentras autores que llenan tus ojos o provocan tus preguntas. Magritte, Dalí o incluso Warhol. Y comprendes que de tanto despojarse de detalles el arte universal había completado el ciclo de vuelta a los bisontes de Lascaux y Altamira.

Para entonces habíamos cambiado de siglo y el pintor de mi niñez había comenzado a crear esculturas abstractas. Yo leía con mucho más interés las reflexiones de Chillida que los apuntes de Electrónica Analógica. Pero sigo creyendo que ni mi abuelo ni yo cambiaríamos toda la obra de Miró por esos minutos de aquella mañana en el Museo del Prado. No es de extrañar que nos quedáramos paralizados. La Infanta Margarita, que nos miraba fijamente, parecía prestarnos mayor atención a nosotros que a sus meninas.

meninas.jpg

Las obras mostradas son:
Flora de Giuseppe Arcimboldo (1591)
El balandrito de Joaquín Sorolla (1909)
Las Meninas de Diego de Velázquez (1656)

—————

Dos lágrimas casi negras

agosto 7, 2008 4 comentarios

Todavía me viene a la memoria ese fin de año del 2003 justo antes de comer las uvas en el salon de mi casa con toda la familia brindando. En la televisión a todo volumen, aparecía un renovado Sabina diciendo en el programa de Lo más plus que su disco Dimelo en la calle no se merecía ser el Disco del Año, que él se lo hubiera dado sin ninguna duda al disco de Bebo y El Cigala, Lágrimas Negras.Yo no sabía nada de éste, y seguí brindando entre abrazos, risas y el telefóno sonando.

Una semana después compró mi padre Blanco y Negro, Bebo&Cigala en Vivo, esa misma noche cenando no daban nada en la tele y lo pusimos por aburrimiento, escuchamos en silencio los vídeos, las canciones sonaron tres, cuatro y hasta cinco veces repetidamente. Deciamos cosas como: «este tipo tiene algo de genio, ole, ole». Todo esto no nos pasaba desde la borrachera de El Concierto en París, de Camarón de la Isla. Fue tanta la magia que nos transmitió a mí y mi padre el piano de bebo, la voz calmada de Dieguito el Cigala, en contrabajo justo y pefecto de Javier Colina y el cajón arrebatador del Piraña que se lo regalamos a tres amigos ese mismo mes.

Cada mañana que me levantaba para ir a la universidad me ponía el disco para ducharme, desayunar, leer el periódico, etc. Este me transmitía un ritmo que sólo unos pocos me lograban hacer sentir.

Pinche aquí para ver el vídeo Dos lágrimas.

 

-Un milagro.

-Eso es la música, un milagro. Es que la música es un milagro; conmueve corazones, levanta a los enfermos. ¿Sabes lo que me decía Bebo?»Yo me mantengo y estoy vivo por la música, Diego».

-Y tu también.

-Yo sí. Es que sin la música yo hubiera desaparecido. Seguro.

Un pedazo de la entrevista de Juan Cruz con El Cigala en Una conversación a media tarde.

 

Libro DUDAS: Parte gráfica

diciembre 19, 2007 Deja un comentario
Categorías: DUDAS Etiquetas: , , , , ,