Archivo

Posts Tagged ‘coaching’

La pasión

Ahora escuchamos constantemente hablar de la pasión: persigue tu pasión, descubre tu pasión, no abandones tu pasión, encontrarás un camino lleno de dificultades, mas podrás sobreponerte a todo si te dedicas a lo que te apasiona.

Sin embargo, a mí lo primero que se me viene a la cabeza cuando me hablan de pasión es un Jesús de Galilea sanguinolento subiendo el Gólgota con una pesada cruz a cuestas.

Pero vayamos a la raíz de la palabra, a ver si así conseguimos aprehenderla. Pasión viene del latín passio, y este a su vez del griego páthos, que es: sufrimiento, especialmente el del ánimo. Acción de padecer es la primera acepción en lengua española.

Es por todo esto que yo no quiero buscar mi pasión. Más bien quisiera dedicar mis horas a algo que me estimule, aportar algo bueno, y ojalá bello, trabajar con gente interesante, visitar lugares inspiradores. Si me permiten la cursilería, diré que moriría tranquilo si consigo dejar una pequeña huella al tratar de crear un mundo mejor del que encontré.

Yo no sé cuál es mi pasión, ni quiero saberlo. Prefiero disfrutar de las vistas de la ascensión, parando a cada trecho a mirar el paisaje y hacerlo libre de coronas con espinas. Y, desde luego, no voy en busca del sufrimiento, especialmente de aquel que no tiene asegurado el triunfo. Al fin y al cabo, la historia del Cristo, al menos en lo meramente humano, no acaba nada bien.

Ir a descargar

Publicado originalmente como columna radiofónica en el programa Cualquier Día de RUAH – Radio Universitaria de Alcalá de Henares ruah.es.

Anuncios

¡Por fin lunes!

Qué lejos queda esa utopía según la cual benevolentes robots animados por poderosas fuentes de energía hacen el trabajo duro, mientras que los humanos se dedican al ocio, al arte y al fomento de su espiritualidad. Y qué ingenua parece hoy aquella propuesta para terminar con el desempleo repartiendo las horas totales de trabajo, y sus respectivos ingresos, entre todos.

O quizá fueran utopías mal planteadas, y la verdadera satisfacción esté en trabajar, incluso en trabajar mucho, en mantenerse ocupado, siempre que sea en aquello que nos estimule; allí donde, en cada caso, la capacidad y el reto coinciden.

Desconfío del artificio de la semana laboral, que es mecanismo perverso según el cuál al final del día, o de la semana, se recurre al consumo compulsivo como compensación a los sinsabores de un modo de trabajar alienante.

No me imagino a García Márquez dejando de escribir Cien años de soledad porque es día feriado; tengo más miedo a la depresión por desocupación que a las semanas de actividad febril.

Así que sospecho que la felicidad tendrá que ver con algún tipo de provechosa integración de vida profesional y vida personal, allí donde la frontera del ocio y el negocio se difumine. Quizá así pueda llegar un día en el que tras la sorpresa del despertador nos asalte un pensamiento dichoso: ¡por fin lunes!

http://www.ivoox.com/por-fin-lunes-racion-carrillada-62_md_2701611_1.mp3″ Ir a descargar

Publicado originalmente como columna radiofónica en el programa Cualquier Día de RUAH – Radio Universitaria de Alcalá de Henares ruah.es.