Archivo

Posts Tagged ‘consolidacion industrial’

La Reforma por venir

febrero 18, 2013 3 comentarios

Colaboración de Félix Martínez

En diciembre de 2011 tomaba posesión el Presidente Rajoy. En apenas un año ha venido ejecutando una serie de reformas, que le pone a la altura de los gobiernos más reformistas de la España contemporánea.

De todas estas reformas, todas ellas discutibles, ya que vienen a adelgazar los servicios públicos sin adelgazar lo público inútil y excesos de la clase política, se he echa en falta una primordial que venga a dar respuesta a las motivaciones de la crisis autóctona que España sufre.

La reforma del sistema económico. El avance, progreso y desarrollo de España en los últimos 20 años, ha venido marcado por el boom inmobiliario, el auge espectacular del turismo y el despertar o más bien consolidación industrial.

Image

La burbuja inmobiliaria: Se ha pretendido dar salida al problema inmobiliario, con la creación de un banco malo, que intentará durante 15 años devaluar lo menos posible el precio de la vivienda, para devolverle en activos sanos, los pasivos envenenados que aglutinaba la banca. Buena salida para la banca, tal vez la única buena; mala salida para los ciudadanos, quienes podrían aprovecharse de unas precios más competitivos, deberán, otra vez, pagar un precio artificialmente inflado, con la sola excusa de salvar los bancos.

Si el precio de la vivienda se devaluara, y no supusiera un pago tan grande entre los ciudadanos, se generaría un superhabit en el bolsillo de miles de españoles, que sin duda detonarían la recuperación económica con el incremento del gasto y el aumento de inversiones productivas.

Porque uno de los problemas del estancamiento financiero, es que los españoles tienen que destinar gran parte de sus ahorros y recursos en lo más básico, tener una vivienda, pagando un coste de oportunidad inmenso al poder destinar parte de ese dinero en el emprendimiento y creación o ampliación de nuevos negocios.

Esto supone la segunda burbuja inmobiliaria, al menos, el mantenimiento artificial de parte de su sobrevalor. Mal vamos.

Otra alternativa, compatibles totalmente, consistiría en el lavado de cerebro cultural, para conseguir que cambiara la percepción y necesidad del español de tener un refugio en propiedad.

Consolidación industrial: En estos años para acá se está produciendo un proceso de deslocalización industrial preocupante. Las condiciones que en los años 60 eran benévolas para grandes industrias parecen dejar de serlo, que empiezan a mirar a Asia para trasladar sus producciones. Las industrias que requieren de una elevada especificación e innovación y desarrollo, como la industria del automóvil, ligado a condiciones laborales favorables para el empleador parecen resistir y sacar pecho en el carácter industrial de España.

Este ejemplo viene a marcar el futuro de España: condiciones laborales competitivas asociadas a una mecanización y especialización que aumenta significativamente el valor añadido. La industria farmaceútica, ingeniería parecieran ser los nichos españoles: el kilogramo de ingeniero es mucho más barato que en la mayoría de la Unión, asociado a un nivel de investigación aceptable (cada vez menos), unas infraestructuras muy buenas y un mercado por venir, el americano, capaz de dar un empujón relevante a la industria española. Sólo falta que el gobierno se percate y se pongan en marcha planes sectoriales para apoyar definitivamente el despegue de esta potencia mundial.

Turismo: Faltan planes para permitir la desestacionalización del mismo, fomentando no solo los destinos de playa y sol, sino otros culturales, educativos, deportivos, históricos, de gran potencial. Por supuesto, seguir apoyando y apostando por el turismo de fiesta y sol, por qué no?, en eso, está claro que somos una potencia mundial, con muchos kilómetros de ventaja (especialmente en lo relativo a la fiesta), con otros destinos árabes que empiezan a ubicarse como clara competencia, especialmente en low cost: Túnez.

Nuevas energías: España es una potencia natural y empresarial en energías renovables. Cabe la potenciación de la industria que permita abrir aún más los horizontes al sector, permitiendo una mayor implantación en el propio país, y una aumento de las exportaciones y ejecución de proyectos en el extranjero.

Con los diferentes desastres nucleares, es un momento estratégico para ubicar la energía eólica y solar entre los principales productores de energía.

Mientras España siga siendo deficitario energéticamente, será un lastre histórico que no permitirá la detonación de todo el potencial turístico, industrial y económico. La replicación de proyectos como la isla de El Hierro (producción energética 100% renovable y posiblemente 100% española) en otros municipios y comarcas del país, vendrán a acercar a la realidad, la posibilidad de constituirse en una isla verde, de producción ecológica de energía en Europa, que venga a mejorar la imagen del país como destino y país turístico responsable.