Archivo

Posts Tagged ‘paideia’

De los hábitos (Mejor educados, Gregorio Luri)

Este post es una continuación de la serie:

Gregorio-Luri-e1378328011773

Si nos levantamos temprano y trabajamos duro, quizás se despertará en nosotros la chispa de la creatividad, pero, si no es así, probablemente llegaremos a ser unos técnicos competentes.

No importa el fracaso. Lo que importa es si hay o no posibilidad de reintentar el éxito con los recursos complementarios que nos ha proporcionado la experiencia del pasado. La experiencia no es lo que nos pasa, si no lo que aprendemos con lo que nos pasa.

No se puede aprender a ser autónomo sin experimentar ámbitos crecientes de autonomía.

Defendía Einstein que el único lugar donde el éxito precede al trabajo es el diccionario.

Hay mucha gente que cree que lo que se aprende de manera fácil se aprende mejor. La realidad, sin embargo, parece ser otra. Cuando nos esforzamos para comprender algo, estamos diciéndole a nuestro cerebro que almacene lo que estamos aprendiendo con la etiqueta de “importante”, de manera que después sea más fácil recordarlo.

El hábito del entretenimiento crea personas que necesitan ser entretenidas.

Para leer bien necesitas controlar tu propia atención, mientras que para entretenerte hay que dejarla ir.

Se habla mucho de los efectos de las nuevas tecnologías en el cerebro. En realidad, donde más se dejan notar es en el cuerpo: vicios posturales, sedentarismo, obesidad, disminución de las habilidades físicas en los niños…

Cuántas más cosas hacemos al mismo tiempo, peor hacemos cada una de ellas, como todos sabemos bien por propia experiencia. Ahora a esto de dispersarse haciendo cosas diversas le han dado el nombre de multitasking. Créanme: si se trata de hacer algo serio, no funciona. Los llamados multitasker nos ofrecen pocos trabajos serios. Para hacer las cosas bien hechas, es mucho mejor ordenar las tareas según su prioridad y hacer una después de otra, concentrando todas nuestras energías en hacer lo mejor posible la única cosa que estamos haciendo. La dispersión y el pensamiento crítico siguen caminos opuestos. La dispersión consume mucha información, pero asimila poca.
En cuestiones de rendimiento, menos es más. El multitasking es, de hecho, lo opuesto a la productividad.

De la educación (Mejor educados, Gregorio Luri)

Descubrí a Gregorio Luri gracias a una entrevista en EL MUNDO en la que defendía cosas de esas que ya no se dicen en público en este ambiente políticamente correcto, pedagógicamente desorientado, irresponsable e infantilizado.

Como últimamente estoy buscando héroes contra la corriente, tipos con suficiente coraje para decir las verdades del barquero, Gregorio Luri me interesó de inmediato y me puse a seguirle la pista en videos, podcast, twitter y blog.

También me compré su libro Mejor educados, al que me acerqué sin muchos ánimos, pensando que era una especie de guía para padres. Pero al leerlo descubrí un tratado de ética aromatizado con un sutil e inconfundible toque griego, el aroma de la paideia.

Lo he subrayado copiosamente, como hago con los libros que de verdad me gustan, y he decidido compartir algunos extractos en cinco post sucesivos que se llamarán De la educación, De padres e hijos, De los hábitos, De los valores y De la sociedad.

luri

De la educación

España es el país de la OCDE en el que más tiempo invierten los profesores en poner orden. El 16% de nuestros alumnos padecen esta plaga de indisciplina de baja intensidad que les roba el 20% del tiempo de clase. Es decir, al final del curso es como si hubiesen faltado a clase un día cada semana.

Los profesores que crean expectativas altas en sus alumnos, obtienen mejores resultados con ellos, sea cual sea su situación económica.

Sea lo que sea lo que te diga un experto sobre la educación de tus hijos, seguro que hay otro en alguna parte que asegura que lo mejor es lo contrario.

La educación consiste en dejar de ser lo que se es para poder dirigirse hacia las posibilidades más altas de lo que podemos llegar a ser.

El objetivo de la educación es desarrollar la inteligencia de modo que pueda dirigir la acción hacia lo mejor.

Los alumnos que mejores resultados obtienen en la escuela suelen provenir de familias bien organizadas, metódicas, que tiene unas rutinas previsibles, mientras que los niños que viven en hogares caóticos, desordenados y ruidosos suelen tener peores resultados.

En cuestiones de educación, los padres son los aficionados. Y, los maestros, los profesionales, y la sociedad, el examen de reválida.

En Finlandia apenas hay reuniones de padres. Si un profesor tiene un problema con un alumno, con quién se reúne es con el alumno.

El universitario medio español lee y calcula peor que el bachiller medio holandés.

Las universidades que ocupan los primeros puestos del mundo por su calidad hacen trabajar más a sus alumnos. A veces el doble que las universidades mediocres.

“¿Quién eres tú para decirme lo que tengo que hacer?”, le preguntó, retador, un alumno al sociólogo norteamericano Daniel Bell, que era su profesor universitario. “Soy alguien -le respondió éste- que sabe lo que tú no sabes. Tú no sabes lo que no sabes. Si lo supieras, no me necesitarías. Pero tu pregunta pone de manifiesto que me necesitas.” Encuentro en estas palabras una magnífica justificación de la autoridad del maestro.

Paideia

Me gusta imaginar un sistema educativo en el que los asuntos del cuerpo tengan tanta importancia como los del intelecto. Una educación en la que los niños hagan yoga, que estimule su capacidad de concentración, en la que se les enseñe a luchar y a respirar y a coordinar sus esfuerzos con los del resto del equipo.

Me gusta imaginar unas enseñanzas en las que la observación directa de la naturaleza prevalezca sobre la teoría de los manuales, pero que hundan sus raíces en la más exquisita tradición. Una educación que fomente el uso del humor y de la agudeza en el diálogo, y en la que los más sabios de la ciudad acudan a las escuelas para hablar a los alumnos.

Sería revolucionario que se enseñase a los muchachos a expresarse con fluidez y corrección y a hablar con soltura en público. Los niños educados en este ambiente serían después adolescentes sagaces y mas tarde ciudadanos escépticos, críticos y peligrosos para el poder. Será quizá por eso mismo por lo que se abandonó este sistema de enseñanza que tanto me gusta imaginar, el que ya funcionaba en algunas polis de Grecia hace 2.500 años. Quizá, en vez de senadores que bostezan en sus escaños mientras escuchan un infumable discurso impuesto desde el Partido, tendríamos a oradores incisivos, lúcidos y consecuentes calentando el ambiente en el ágora.

http://www.ivoox.com/educacion-o-paideia-racion-carrillada-37_md_1119308_1.mp3″ Ir a descargar

Publicado originalmente como columna radiofónica en el programa Cualquier Día de RUAH – Radio Universitaria de Alcalá de Henares 107.4 FM.