Archivo

Posts Tagged ‘vaughan’

Esto sí que es vida

(POR RICHARD VAUGHAN*)

En mis años de profesor de inglés, el 90% de mis alumnos han sido maestros en el arte de encontrar excusas, no solo para no hacer el esfuerzo que se exige para aprender inglés, sino para no llegar a la cima de su profesión. Cualquier distracción les ha bastado para perder clase, para no estudiar o, en lo profesional, para sentarse al fresquito, con un fino y pescaíto frito, y fingir ser un despreocupado señorito que desprecia el trabajo. Con respecto a mis alumnos, mi conclusión era que no tenían mucho interés en aprender. Me insistían en que no, pero nunca me lo llegaron a demostrar.

¿Y usted en su vida profesional? ¿Le gustaría ver el alcance de su potencial, ver lo que es capaz de conseguir a través del esfuerzo? ¿O prefiere, como tantos, dejar la conducción del tren a otros, desentenderse del ajetreo diario y, con su fino en una mano, su tenedor en la otra y su plato de pescaíto frito en la mesa, alegar que, desde Adán y Eva, es sabido que trabajar es el castigo de Dios y a quien le gusta el castigo de Dios es, por definición, pecador?

Pues ahí tenemos a nuestro amigo, sentado en mi restaurante andaluz favorito de Madrid, Giralda IV, tomando su ración y catando su jerez. Es fácil no solo entender su actitud, sino hasta admirarla. Como diría él, la vida es corta y está llena de problemas. ¿Para qué complicarla más con retos y aspiraciones? Con unas palmadas acompasadas, ejecutadas al son del rasgueo de un buen tocaor, y con el seductor olor y sabor de unos salmonetes, boquerones y cigalas de la costa, ¿quién quiere más?

¿Qué le digo, buen lector? ¿Cómo debo responder a su desafío? ¿Seré yo, al final, con mis miles de horas de esfuerzo, el más tonto de todos? ¿Haría mejor en dejar este artículo sin terminar para entregarme a los placeres de la vida y navegar sobre las apacibles aguas de un mar en calma? ¿Voy, en definitiva, mal encaminado?

Yo, a diferencia de nuestro amigo, conozco ambos lados de la discusión aquí. Conozco el fino, el caviar, los percebes y la gamba de Huelva. Conozco los huevos con morcilla, la barbacoa tejana, el cochinillo de Arévalo y la saltimbocca romana. Conozco el olor del azahar, el sabor de una hermosa mujer, el tacto del satén sobre la piel y el romántico reflejo lineal de la Luna, grande y anaranjada, cuando, apenas asomándose sobre las serenas aguas del mar, inicia su recorrido por el firmamento. Pero también conozco algo que nuestro amigo ignora. Hablo aquí de la emoción de la victoria, de la satisfacción del trabajo bien hecho, del deleite de la sensación de mejora personal, del gusto de ver el fruto de mi labor como un amor correspondido, y sobre todo, de la vigorizante emoción de sentirme dueño y señor de mi entorno y de mi destino, de sentirme capacitado para elegir mis futuros y conseguirlos, de poder, en definitiva, observar cómo logro inclinar la balanza orteguiana del yo y mi circunstancia a mi favor.

Esto, amigos, vale por 10 vidas de olores, sabores, manjares y exquisiteces. Si usted, a través de las actitudes positivas, llega a sentirse capaz de forjar el camino que quiere en la vida, esto le fortalecerá tanto que no solo podrá alcanzar el éxito profesional y la felicidad personal, sino que acabará también por catar esos otros placeres de la vida mucho más que nuestro amigo y aspirante a señorito.

* Publicado en MAGAZINE – EL MUNDO